El agua, un nutriente indispensable para perros y gatos

Es un elemento vital y el nutriente más importante para el correcto funcionamiento del organismo de nuestras mascotas, y a menudo no se le da el valor que realmente tiene.

Pensemos que en el peso corporal total de un perro se estima que entre un 50% y un 60% es agua, llegando hasta casi un 75% en el caso de los cachorros.

Pérdida “normal” del agua


Todos los seres vivos perdemos agua cada día. La pérdida de agua del organismo de un perro se produce de forma fisiológica (normal) a través de la orina, las heces, la respiración (jadeo) y el sudor (los perros solo sudan por las almohadillas plantares), estas últimas son pérdidas mínimas en los perros, excepto los que vivan en climas muy cálidos y jadeen constantemente.

Pérdida patológica del agua

Las formas patológicas de pérdida de agua son las que tienen su origen en enfermedades como la diabetes, cistitis, o enfermedades renales, que provocan una eliminación de agua excesiva a través de la orina; patologías víricas como el parvovirus o algunos trastornos gastrointestinales producen una pérdida anormal de agua a través de las heces.

Finalmente, los vómitos y hemorragias son causantes también de la pérdida de agua.

Se estima que en general si nuestra mascota pierde alrededor de 10 % del agua total de su organismo, esta pérdida puede producir daños severos, y casi mortales si se alcanza el 15%.

¿Cuánta agua necesitan beber los perros y los gatos?


Es difícil indicar una cantidad o porcentaje exacto, ya que aunque el principal regulador de la ingesta de agua es la propia sed de la mascota, la cantidad consumida dependerá de múltiples factores:

– Temperatura y humedad ambiental.

– Tipo de alimento (seco o húmedo).

– Nivel de actividad o ejercicio.

– Estado fisiológico (adulto, cachorro, gestación, lactancia, etc.).

– Presencia de patologías o enfermedades.

Si comen pienso

En general, los perros y gatos que se alimentan con pienso seco deben tener siempre abundante agua fresca y limpia a su disposición; debemos ser especialmente cuidadosos con los gatos, ya que son especialmente escrupulosos con la calidad y “presentación” de su agua, por eso sus bebederos deben estar impecablemente limpios y el agua siempre fresca.

Si comen alimento húmedo

Si el alimento es húmedo, por su propio contenido en agua, el animal beberá menos agua, sin que eso interfiera en su buen nivel de hidratación.

Salud renal

El porcentaje de agua que contiene el organismo no es siempre constante e idéntico, ya la entrada de agua al cuerpo se produce a través del alimento, la bebida y el propio metabolismo. El agua metabólica es la que se produce como consecuencia de la oxidación de los alimentos (en el gato representa sólo el 10-15 % de las necesidades totales).

La ingesta regular y adecuada de agua es especialmente decisiva para mantener una buena salud renal y del tracto urinario.

Situaciones anormales

La ingesta de agua también puede calificarse de excesiva en el caso de que exista polidipsia (el animal bebe más agua de lo habitual): en términos generales se puede decir que la ingesta de agua es excesiva por encima de los 90 ml/kg/día en perros o de 45 ml/kg/día en gatos. Es muy frecuente la asociación del síndrome polidipsia-poliuria (al aumento de la ingesta de líquido le sigue la elevada y anormal excreción de la orina).

Deshidratación:
la prueba de la piel

Podemos comprobar de una manera sencilla el estado de hidratación de nuestro perro haciendo lo siguiente: pellizcamos su piel, si tras el pellizco la piel vuelve rápidamente a su posición, el estado de hidratación es óptimo, ya que la piel no ha experimentado disminución de su elasticidad; si por el contrario, la posición de la piel pellizcada se mantiene, el perro no está bien hidratado.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *