7 consejos para mejorar el comportamiento de tu perro

Los problemas de comportamiento y manejo del perro suelen ser una de las causas más frecuentes de preocupación y frustración de los propietarios. A veces no es suficiente solo con amar y cuidar a nuestro perro, hay que conocer cómo funciona su mente y dedicar tiempo a algo tan importante como su educación, el ejercicio físico y a evitar su aburrimiento, ya que es totalmente posible mejorar el comportamiento de tu perro. Te damos algunas recomendaciones.

1 La observación de su carácter ayuda a mejorar el comportamiento de tu perro

Aunque los perros de una misma raza compartan una apariencia morfológica y ciertos rasgos comunes en su carácter, es sabido que no hay dos perros iguales, aún cuando hayan crecido en el mismo entorno. Cada perro posee un temperamento propio, una `personalidad´ desde cachorro, que es interesante observar: su nivel de actividad, de curiosidad, de tozudez, de dominancia, de sumisión, su capacidad para el aprendizaje o si es nervioso o tranquilo, … Son rasgos que comenzará a manifestar desde muy pequeño, y que serán valiosas pistas para encauzar una educación correcta.

2 Una alimentación adecuada influye en el comportamiento de tu perro

Una alimentación incorrecta o de baja calidad afecta no solo a su salud, sino también puede influir en el comportamiento de tu perro, ya que existen ciertos neurotransmisores y procesos hormonales que influyen en el comportamiento canino, y estos pueden variar en función de ciertas carencias o desequilibrios en su alimentación, afectando así al funcionamiento de su cerebro.

Este hecho es especialmente importante en la alimentación del cachorro y del perro joven, en esta etapa hay ciertos nutrientes cuyo aporte es esencial, ya que de su disponibilidad dependen factores críticos en la conformación física y psicológica de nuestro perro. Los ácidos grasos omega3 son muy importantes en multitud de funciones orgánicas del cachorro, pero lo que muchas veces se ignora es también influyen decisivamente en su desarrollo cerebral y, por tanto, en los avances de su función cognitiva.

Los ácidos grasos Omega3: claves para tu cachorro

3 La socialización es decisiva para el correcto comportamiento de tu perro

Aprender a relacionarse adecuadamente con sus congéneres y con otros animales, con las personas (adultos y niños), a familiarizarse e ignorar estímulos tales como el ruido del tráfico y el bullicio de la calle si vive en la ciudad, es un proceso clave en la vida de todo perro. Es fundamental hacerlo desde cachorro, y si tu perro es un adulto, también lo necesita para alcanzar el equilibrio.

5 trucos de socialización para tu cachorro

4 El aburrimiento y la falta de estímulos mentales inciden en el comportamiento de tu perro

El aburrimiento, la soledad y la falta de interacción con la familia es uno de los principales motivos por los que se desencadenan las conductas destructivas, la `rebeldía´ y la desobediencia y afectan al comportamiento de tu perro. Esto afecta a todos los perros, pero incide especialmente en las razas de origen `funcional´, que necesitan tener `trabajos´ que hacer ya que poseen una gran predisposición al aprendizaje constante. Practicar deportes como obediencia, agility, canicross o cualquier otro, adaptado a sus necesidades, es una de las mejores iniciativas que podemos tomar para su bienestar emocional, además promueve una conducta sosegada en casa.

5 El perro `reactivo´: cómo mejorar su comportamiento

Es posible que este término os vaya resultando familiar, pues es una de las consultas etológicas más frecuentes en la actualidad.

Un perro reactivo es aquel que muestra una reacción exagerada y constante ante cierto estímulo: lo expresan ladrando o gruñendo, y la manifestación más frecuente es la del perro `reactivo con la correa, en cuanto se la colocamos se comporta de manera incontrolable. Las causas que lo provocan son diversas: ausencia de socialización o socialización incorrecta, fobias, ansiedad, incorrecta educación, no utilizar el refuerzo positivo, perros muy excitables, o con deseos de juego descontrolados, entre otras causas.  Es importante diferenciar que un perro reactivo no es un perro agresivo, es un perro que necesita una educación orientada a erradicar ese comportamiento, y en la que un profesional os podrá ayudar.

6 La falta de descanso

La dificultad para conciliar el sueño, o para descansar lo suficiente también puede estar relacionada con cambios emocionales bruscos, aletargamiento, ansiedad o agresividad, alterando el comportamiento del perro.

7 La educación en positivo favorece el buen comportamiento de tu perro 

Este método de educación es la contraposición a los antiguos métodos represivos empleados para el aprendizaje de un perro, basados en la posición de dominancia del propietario y en la coacción.  La educación en positivo se fundamenta, a grandes rasgos, en motivar y reforzar con premios o recompensas (comida, juguete, caricia, comida-clicker, elogios, juego, etc.) las conductas adecuadas que se desean conseguir, hasta que ya queden totalmente aprendidas por parte del perro. Una fórmula que prioriza el refuerzo de la confianza y el vínculo con su propietario.

Es aconsejable que la educación en positivo se instaure desde que el perro es un cachorro y también se utiliza en la reeducación de perros adultos con algún tipo de problema conductual.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Si tienes un cachorro, sigue en Instagram todos nuestros artículos y consejos para su salud, educación y bienestar 

Instagram de Arion: @arionpetfoodspain

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete por RSS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *