Leishmaniosis canina. Todo lo que hay que saber

Con la llegada del calor se activan todas nuestras alarmas para conocer más acerca de la Leishmaniosis canina, una enfermedad gravísima que solo pueden transmitir las hembras de un mosquito llamado Flebotomus. La información y la prevención son nuestras únicas armas para combatirla y proteger a nuestro perro.

1. ¿Qué es?
Es el término utilizado para definir una enfermedad parasitaria grave en el perro que está provocada por un parásito protozoario microscópico. También se conoce como Leishmaniasis.

La Leishmaniosis es una enfermedad única, pero la denominamos Leishmaniosis cutánea o Leishmaniosis visceral en función de que predominen los síntomas en la piel o en los órganos internos. Si no se trata, ambas formas evolucionan a visceral y finalmente provocan una insuficiencia renal o un fallo multiorgánico que acaba en la muerte.

 2¿Cómo la adquiere el perro y cómo se transmite?
La infección se adquiere cuando los mosquitos hembra que la transmiten (Flebotomus spp) transmiten los parásitos de un perro enfermo a otro, a través de una picadura.

Para poder transmitir la Leishmaniosis una hembra de este mosquito tiene que picar antes un animal infectado (así se infecta ella) y después a un perro sano. Cuando la hembra pica por segunda vez, los parásitos se depositan en la piel del perro sano y le transmiten la enfermedad.

 3. ¿Cuáles son sus síntomas más comunes?

En la Leishmaniosis cutánea:

-Hiperqueratosis -el hallazgo más prominente es la excesiva descamación epidérmica con engrosamiento, despigmentación (pérdida de color de la piel), y las grietas del hocico y almohadillas

-Alopecia – pelaje seco, quebradizo, con la pérdida de pelo en las orejas y alrededor de los ojos

-Uñas anormalmente largas o frágiles.

En la Leishmaniosis visceral:

-Pérdida de peso severa, pérdida del apetito (anorexia), diarrea, heces alquitranadas (menos común), vómitos, sangrado por la nariz e intolerancia al ejercicio.

4. ¿Cómo puedo saber si mi perro la tiene?

La Leishmaniosis se puede diagnosticar por varios métodos. Bien por un diagnóstico parasitológico, (tinción o aspirado), serología o ahora existen unos kis rápidos de diagnóstico para confirmar la existencia de la enfermedad. Si sospechas que tu perro ha podido contraerla, un diagnóstico precoz será la mejor ayuda para comenzar el tratamiento.

5. ¿Cuáles son las zonas de riesgo de leishmania en España?

En España las regiones más afectadas son Aragón, Cataluña, Madrid, Baleares, Levante, Murcia, Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura, Castilla y León, aunque se presenta en otras regiones pero con menos intensidad. Los mosquitos que transmiten la Leishmaniosis canina suelen tener más presencia en áreas húmedas pero no en el agua (no necesariamente los Flebotomus se encuentran en acequias o pantanos) y cálidas, espacios rurales o con vegetación en la ciudades, como jardines y parques en los que se acumulan restos de la poda o hay mucha materia orgánica en descomposición. Las zonas más afectadas por esta enfermedad suelen ser aquellas donde las temperaturas nocturnas estivales superan los 20°C .

Parece ser que el fenómeno del calentamiento global está provocando que, año tras año, en verano los flebotomos lleguen a zonas más norteñas y en lugares de la costa cantábrica y sur de Galicia donde, hace solo unos años, no aparecían casos de esta enfermedad.

Leishmaniosis canina. Todo lo que hay que saber

6. ¿En qué momento le puede picar el mosquito?

Estos mosquitos se caracterizan  por poseer una actividad nocturna y crepuscular, siendo particularmente activos al atardecer, al amanecer y al anochecer. Los meses de máximo riesgo se establecen de mayo a octubre, aunque depende mucho del clima que haga cada año.

7. ¿Me la puede contagiar mi perro a mi?
Es muy importante señalar que no existe la posibilidad directa de contagio directo de un perro a una persona, siempre tiene que ser el mosquito Flebotomus el que inocula el parásito con su picadura. Por tanto no debemos temer convivir con perros enfermos, lo importante es prevenir la picadura del mosquito.

8. ¿Tiene tratamiento?
Su tratamiento es difícil y largo, ya que se trata de una enfermedad muy grave. Son muy frecuentes las recaídas y no hay realmente una curación parasitológica para esta enfermedad, sino solo tratamiento de los síntomas clínicos que aparecen. Raramente se elimina la infección de la Leishmania, siendo la curación completa una excepción, aunque se puede lograr que estén clínicamente sanos y asintomáticos. Hay diferentes fármacos empleados para el tratamiento de esta enfermedad, pero que deben ser siempre seleccionados, pautados y administrados por nuestro veterinario.

9. ¿Se puede prevenir?
La prevención es la única manera que tenemos de proteger a nuestro perro de esta temida enfermedad, sobre todo en las épocas del año y en horas del día de más actividad del mosquito. La protección  a la hora de viajar a zonas con más prevalencia es fundamental. Existen actualmente productos repelentes como pipetas, collares e incluso vacunas que podemos administrar a nuestras mascotas para protegerlas, pero siempre bajo prescripción veterinaria.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *