Síntomas del moquillo en los perros y su tratamiento

El moquillo en los perros es una enfermedad vírica extremadamente contagiosa entre los perros, y muy peligrosa para su vida, especialmente si el que la contrae es un cachorro.  La vacunación es la única herramienta para combatirla eficazmente y asegurarnos de que nuestro perro no la va a padecer.

¿Qué es el moquillo en los perros?

El moquillo en los perros es una enfermedad causada por el virus del moquillo canino. También es conocida como distemper o enfermedad de Carré. Está causada por un virus de la familia Paramixoviridae, que es un familiar muy cercano al del sarampión humano.

Es una enfermedad de distribución mundial, que afecta a perros de todas las edades, siendo especialmente vulnerables los cachorros y los perros de edad avanzada, por la debilidad de sus sistemas inmunitarios.

Aunque los perros son la diana dentro de las especies domésticas, también muchos otros animales como otros cánidos salvajes, mustélidos e incluso las focas, pueden verse infectados por él. A veces también tiene incidencia sobre los félidos, sin embargo, no afecta a los gatos domésticos

¿Cómo se contagia el moquillo en los perros?

El moquillo en los perros se transmite muy fácilmente por el aire y por el contacto con fluidos u objetos utilizados por perros infectados. Este virus está presente en fluidos como las secreciones nasales y las lágrimas de los perros (que se esparcen como una especie de aerosol de gotitas microscópicas), de esta manera, los perros infectados pueden diseminar el virus durante largo tiempo y en diferentes lugares.

Aunque el virus es relativamente inestable fuera del hospedador, puede viajar  impregnado en nuestra ropa o piel, y afectar a otros perros desprotegidos. El contagio entre perros que viven juntos es prácticamente inevitable y muy rápido (si no están vacunados contra la enfermedad). Por ello es esencial, que todos los perros que participan en eventos colectivos como exhibiciones de belleza, pruebas deportivas, o los que se encuentran en refugios para mascotas, estén al día con el programa de vacunaciones, para evitar la rápida propagación de esta enfermedad.

Síntomas del moquillo en los perros

Los síntomas del moquillo en  los perros son muy diversos, ya que el virus puede afectar a cualquier órgano de su cuerpo: los que podrían clasificarse como generales son fiebre, pérdida de apetito, deshidratación y debilidad.

Los síntomas más característicos de esta enfermedad conciernen al sistema respiratorio del perro: mocos, toses y secreciones oculares (conjuntivitis y/o ojos enrojecidos) que pueden ir acompañadas de inflamación en los párpados. El perro puede dificultad para respirar por el acúmulo de mucosidades, si el virus afecta al pulmón, puede provocar una neumonitis.

El virus, a veces también ataca al aparato digestivo, provocando vómitos, diarrea e incluso gastroenteritis. Asimismo, pueden evidenciarse signos cutáneos como la dermatitis, y el endurecimiento de la piel de la nariz y de las almohadillas plantares, que se secan y agrietan con facilidad.

También son frecuentes los trastornos neurológicos que indican que el sistema nervioso del perro está `atacado´ por este virus, como tics nerviosos, espasmos musculares que pueden dejar paralizadas algunas de las extremidades, convulsiones o apoplejías.

No todos estos síntomas se pueden presentar a la misma vez en todos los perros, aunque encontrar síntomas nerviosos asociados a lagrimeo y secreción nasal suele ser una buena pista. Aun así, si observas alguno de estos signos es esencial que sea tu veterinario el que diagnostique si está asociado o no a esta enfermedad vírica.

¿Cómo se cura el moquillo en los perros?

Al tratarse de una enfermedad causada por un virus, el moquillo en los perros no tiene un tratamiento específico para su curación. Existen diversas terapias farmacológicas para intentar paliar sus graves efectos en el organismo canino (como la diarrea, la tos, la fiebre o el vómito), y algunas normas de higiene, como mantener limpios sus ojos y nariz de secreciones, así como mantenerlo bien hidratado, aunque no tenga ganas de beber o comer.

Una alimentación rica en omega3 para fortalecer las defensas inmunitarias es beneficiosa si tu perro tiene el moquillo  

La pérdida del apetito es uno de los grandes problemas para un propietario si su perro presenta el moquillo, ya que esto agravara su estado general. Es importante ofrecerles pequeñas cantidades varias veces al día de un pienso que sea muy palatable y con nutrientes de excelente calidad. Un pienso con alto contenido en ácidos grasos omega3 ayuda a potenciar el desarrollo del sistema inmunitario del cachorro, con lo que reducen la probabilidad de infecciones víricas o bacterianas y mejora la protección inmunitaria en las vacunaciones.

Cuándo tengo que vacunar a mi cachorro

¿Se puede prevenir el moquillo en los perros?

La buena noticia es que sí. Podemos proteger a nuestro perro de por vida contra esta gravísima enfermedad con algo tan sencillo como vacunarlo. La vacunación es la única forma de garantizar que tu perro no la contraerá. Las primeras dosis de la vacuna contra el moquillo canino se inoculan cuando el perro es un cachorro, a partir de los cuarenta y cinco días, como parte de su programa de vacunación contra enfermedades víricas. A partir de ahí, es totalmente recomendable que el perro reciba una dosis `de recuerdo´ anualmente, para estar seguros de que está a salvo de este peligro. Tu veterinario te indicará el programa de vacunación adecuado para tu cachorro o perro adulto, que es conveniente seguir a rajatabla.

Si tienes un cachorro, sigue en Instagram todos nuestros artículos y consejos para su salud, educación y bienestar 
Instagram de Arion: @arionpetfoodspain

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *