La giardia en perros: contagio, síntomas y tratamiento

La giardia es un protozoo flagelado que pertenece al orden Diplomonadida. Se trata de un parásito intestinal que puede afectar tanto a los seres humanos como a animales: perros, gatos o caballos, entre otros.

Produce una patología conocida como giardiasis (o giardiosis), por la que muchos perros pasan de manera asintomática, y que tiene un excelente pronóstico para los perros que sin otros de sus congéneres, en casa por ejemplo, pero que puede entrañar más riesgo para la salud de los que viven en grandes concentraciones.

¿Cómo se infectan los perros de giardia?

La forma habitual en la que un perro se contagia es ingiriendo un quiste de giardia contenido en las heces de otro animal, la transmisión oro-fecal es la forma común de infestación entre los perros. Por eso es tan importante evitar la ingestión de heces en nuestros perros.

¡Mi perro come caca!

 

Asimismo, beber agua contaminada con este parásito es otra vía de infección. Una vez que este organismo celular ha penetrado en el cuerpo del perro, los quistes se abren y las formas activas de guardia infectan las células del intestino delgado, comenzando, además, a reproducirse.

¿A qué perros suelen afectar más la giardia?

La giardiasis suele ser una causa corriente de diarrea en los perros, resultando especialmente afectados los cachorros y los adultos con un sistema inmune deficiente. Esto es importante, ya que los perros sanos y que no están inmunodeprimidos pueden contraer al parásito, pero la infestación –en un número importante de casos–, transcurre sin presentar los signos clínicos asociados a esta enfermedad como los vómitos, la diarrea o la pérdida del apetito. Son casos asintomáticos, aunque estén clínicamente diagnosticados, cuyas heces pueden seguir siendo foco de infección para otros perros.

¿Cómo saber si mi perro tiene giardia?  

La analítica de una muestra de heces del perro es la técnica para diagnosticar la presencia de giardia. Dado que la eliminación de este parásito en las heces del perro es cíclica, a veces puede ser necesario que el propietario recoja muestras de deposiciones diferentes en varios días, para poder afirmar o descartar con seguridad la presencia del parásito. El veterinario le indicará la frecuencia en la recogida de las heces, ya que, generalmente en los casos más dudosos, con tres muestras diferentes suele ser suficiente para emitir el diagnóstico.

Síntomas y signos de giardia en los perros

Muchos perros parasitados con giardia no presentan signos evidentes de la infección. En los casos en los se desarrolla un cuadro clínico, los síntomas más comunes son:

  • La diarrea, particularmente llamativa ya que se produce con un gran volumen de heces mucosas y a veces sanguinolentas, de un color claro y con un olor muy desagradable, y perceptible. Estos episodios de diarrea también pueden presentarse de forma aguda o bien crónica, e intermitentemente
  • Ruidos intestinales.
  • Inflamación y dolor abdominal.
  • Pérdida de apetito o renuencia a comer.
  • Pérdida de peso, aún cuando el apetito del perro sea normal, ya que el organismo no puede aprovechar todos los nutrientes del alimento.
  • Vómito.

Si la giardia no se trata puede pasar esto

Si la giardasis persiste y no se trata a tiempo y adecuadamente, puede ser desencadenante de severos problemas gastrointestinales como:

  • Enfermedad Inflamatoria Intestinal (IBD)
  • Diarrea crónica
  • Malabsorción (la incapacidad de absorber ciertos nutrientes del alimento)

Además, el perro probablemente tendrá problemas para ganar peso y mantenerlo, precisamente porque este parásito lesiona los enterocitos (las células que se encargan de la absorción de los nutrientes) y altera el proceso normal de digestión del alimento. También existe el riesgo de deshidratación del perro.

Tratamientos de la giardia en perros

El pronóstico de curación para los perros que viven en casa sin otros perros (o con pocos compañeros caninos) suele ser excelente, pero en el caso de las congregaciones más extensas de perros hay que estar más vigilantes, ya que los contagios entre ellos se producen con mucha facilidad.

Los tratamientos de elección, siempre prescritos y controlados por el veterinario, se basan fundamentalmente en fármacos antiparasitarios y antibióticos (antiifecciosos).

¿Puedo prevenir que mi perro se infecte de guardia?

Instaurar estos 5 buenos hábitos higiénicos es la mejor manera de prevenir que nuestro perro se infecte de giardia, o de cualquier otro parásito de similares características:

  1. No permitir que el perro beba agua si no sabemos que es totalmente segura y siempre en su bol: no dejarle beber agua en charcos o aguas estancadas, por ejemplo
  2. Corregir el hábito de olisquear o ingerir heces de otros perros, esto es especialmente importante cuando son cachorros ya que es el grupo de mayor prevalencia en la infección de giardia
  3. Mantener una correcta higiene tanto de nuestros perros como de sus utensilios (boles de comida y de agua, toallas, camitas y mantas)
  4. Lavarnos las manos, si es posible, tras acariciar o jugar con otros perros
  5. Cumplir el programa de desparasitaciones internas y externas del perro recomendado por nuestro veterinario.

Este artículo es informativo, solo los profesionales veterinarios tienen la facultad de establecer diagnósticos y prescribir tratamientos. Te recomendados que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier síntoma.

Si tienes un cachorro, sigue en Instagram todos nuestros artículos y consejos para su salud, educación y bienestar 

Instagram de Arion: @arionpetfoodspain

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Suscríbete a nuestro blog

Loading

Suscríbete por RSS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.