6 posibles causas del vómito en los perros

Los perros pueden vomitar por diversos motivos en cualquier etapa de su vida. Si se trata de un episodio esporádico y observamos que no tiene ninguna repercusión en su estado de salud, no suele ser preocupante, pero si el vómito es frecuente, es un síntoma indicativo de que algo le sucede a nuestro perro y es imprescindible consultar al veterinario. Hay muchos motivos por los que los perros pueden vomitar: estas pueden ser algunas de las posibles causas.

1. Por su forma de ingerir la comida

Muchos perros vomitan (o regurgitan inmediatamente la comida, que no es lo mismo) tras haber ingerido una cantidad de alimento más copiosa de lo que sería aconsejable. Otra causa frecuente de regurgitación o vómito es el mareo, cuando aún no están acostumbrados a viajar en el coche. La sobrealimentación además, puede producir otros trastornos gastrointestinales, como la diarrea.

También es muy frecuente su aparición en los perros glotones o nerviosos, que ingieren su comida muy rápidamente, y que tras la ingesta corren o juegan.

Asimismo, cualquier cambio brusco en su alimentación puede dar origen a un trastorno gástrico cuyo signo más evidente puede ser, entre otros, el vómito. Es recomendable hacer una transición paulatina hacia el nuevo alimento.

Es importante que la cantidad diaria de alimento sea la recomendada,   preferiblemente repartida en varias tomas (sobre todo en los cachorros y los perros mayores) y que la realicen tranquilamente. Si aun así, el vómito persiste, es necesario consultar al veterinario.

2. Posibilidad de obstrucción de algún objeto
A veces, si vemos que nuestro perro intenta repetida, y habitualmente de forma infructuosa, vomitar puede que se haya tragado algún objeto, que se ha quedado alojado en el estómago o en el intestino (un trozo de algún juguete, un hueso, una piedra…). El vómito entonces es un acto reflejo para intentar expulsarlo. Si se sospecha que algo así puede haber sucedido, es una emergencia veterinaria.

3. Trastornos gastrointestinales: reflujos y acidez estomacal
Cuando el perro vomita un líquido amarillento y generalmente espumoso, por lo general tras unas horas después de comer, la causa podría encontrarse en una sobreproducción de bilis o de ácidos del estómago. Esto es especialmente frecuente en los perros que presentan estenosis del píloro.

En estos casos, posiblemente vuestro veterinario recomendará distribuir su ración diaria de alimento en dosis pequeñas repartidas en varias tomas a lo largo del día, y quizá un tratamiento que solo el profesional puede prescribir y controlar.

Las patologías gastrointestinales, tanto agudas como crónicas, son una de las causas más frecuentes en la consulta veterinaria.

4. Causas de origen vírico y/o parasitario.
Generalmente más frecuentes en los cachorros, pero también en los perros adultos que no están correctamente vacunados y desparasitados. Cuando el perro está infectado por parvovirus, moquillo o enterovirus, etc., es probable que presente vómitos además de otros síntomas, como falta de apetito o diarrea. Los cachorros suelen ser los más afectados en estos casos. Los parásitos intestinales que suelen provocar el vómito (además asociados a otros problemas gástricos como la diarrea) suelen ser AncylostomaGiardia.

 La gastritis puede deberse también a causas infecciosas, provocada por parásitos y protozoos (Cryptosporidium spp, Giarda spp, Coccidia spp, lombrices, anquilostomas, etc.), bacterias (salmonelosis, colibacilosis, Clostridium spp, Campylobacter spp, etc.) y virus (moquillo canino, parvovirus, enterovirus, etc.).

Si en el vómito observamos presencia de sangre, el perro podría tener una úlcera.

5. Ingestión accidental de sustancias tóxicas
Puede que nuestro perro haya ingerido algo peligroso para él tanto en casa como durante el paseo (algún fármaco, sustancia química, etc.) En este caso es crucial llevarle urgentemente al veterinario. Si sospechamos qué ha podido ingerir exactamente, esta información le será de gran utilidad al veterinario para su diagnóstico y tratamiento.

6. El “vómito blanco”: múltiples causas
Entre las causas del vómito blanquecino, (espumoso y con fluidos estomacales), puede que el perro padezca una Enfermedad Inflamatoria Intestinal, que coma demasiado rápido, el ejercicio en exceso y sin control, la gastritis por reflujo y la distensión abdominal así como causas infecciosas o parasitarias.

El tratamiento y manejo de los vómitos en el perro depende de los síntomas y de las causas que lo provocan, y debe ser prescrito y controlado por el veterinario. Es importante que podamos describirle el aspecto del vómito (color, consistencia…) y las situaciones en las que se produce, sobre todo si es frecuente.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *