5 motivos por los que tu cachorro puede sufrir diarrea

5 motivos por los que tu cachorro puede sufrir diarrea

La diarrea es un problema común en los cachorros y puede variar desde un episodio leve a un problema grave que indique que existe una enfermedad subyacente.

Aunque siempre hay que averiguar el origen de la diarrea para instaurar un correcto tratamiento o solución, hay una serie de causas comunes que podíamos agrupar en cinco clases:

  1. Estrés

Al igual que las personas los perros pueden tener diarrea como resultado del estrés. Un cachorro que llega a su nueva familia ha sufrido grandes cambios en un corto período de tiempo.

El traslado, el ambiente, sonidos, olores y personas desconocidas irrumpen súbitamente en su mundo pudiendo ser una fuente de estrés. El exceso de atención, de juego o la falta de descanso pueden ser igualmente estresantes. Debemos tener en cuenta que son importantes cambios en pocos días para un animal muy joven.

Si la diarrea de nuestro cachorro se relaciona con el estrés, se debe resolver en unos pocos días, aunque debemos mantener un control y contacto con  el veterinario hasta que el sistema digestivo de nuestro pequeño amigo no se normalice.

Es importante que tenga agua fresca a libre disposición, y permitamos su descanso y sueño.

  1. Cambios en la dieta

Dependiendo del origen de nuestro cachorro, nos puede faltar información acerca de su dieta antes de llegar a nuestra casa. Un cambio brusco en su alimentación puede provocar diarrea, un hecho que podemos hacer extensible a un perro de cualquier edad.

Los cambios en la alimentación deben realizarse gradualmente, mezclando cantidades progresivamente crecientes de la nueva alimentación, preferentemente durante un período de siete a diez días, o a veces más, dependiendo de cada cachorro.

Finalmente su tracto digestivo se adaptará a su dieta actual. Elegiremos para dicho cambio una alimentación de alta calidad y específica para su edad y velocidad de crecimiento.

dog-280332_640

 

  1. Ingestión de sustancias tóxicas o irritantes

Los cachorros son muy curiosos acerca de todo lo que encuentran en su entorno, y la forma en que exploran nuevas cosas es por lo general con la nariz y la boca.

Es conveniente vigilar sus salidas al exterior para evitar que ingiera objetos o sustancias extrañas que puedan resultar tóxicas, y no dejar a su alcance dentro de casa comida o sustancias que puedan resultar dañinas para él.

  1. Parásitos intestinales

Nuestro pequeño amigo puede nacer ya con parásitos intestinales o adquirirlos a través de la lactación materna. Del mismo modo, es posible que se infesten también por ingestión.

Algunos de los parásitos más comunes que causan la diarrea en los cachorros son nematodos o gusanos redondos y cestodos o gusanos planos.  Pueden sufrir también giardiasis o coccidiosis, resultando en síntomas gastrointestinales tales como la diarrea. En cualquier caso, es imprescindible acudir al veterinario, que instaurará un tratamiento adecuado, y observar unos buenos hábitos de higiene para evitar reinfestaciones y la transmisión a a otros animales de la casa.

Es importante, pues, una correcta desparasitación del cachorro, al llegar a casa y más tarde periódicamente tal como nos lo aconseje nuestro veterinario.

  1. Infecciones víricas

La diarrea es uno de los síntomas más comunes de varias infecciones virales caninas que afectan al tracto gastrointestinal, siendo la más grave y conocida la producida por el parvovirus canino o parvovirosis, aunque en los últimos años también son comunes los brotes de coronavirus que cursan con un cuadro clínico similar.

Son infecciones altamente contagiosas y se transmiten fácilmente  a través de la exposición a las heces de un perro infectado o incluso nosotros podemos llevar el virus si visitamos un criadero infectado. Cuando aparte de la diarrea se presentan vómitos repetitivos es probable que se trate de una enteropatía vírica. Es muy importante actuar rápidamente ante una sospecha de parvovirus o cualquier otro virus gastrointestinal, pues puede comprometer seriamente la salud e incluso la vida del cachorro.

En estos casos, la prevención mediante un completo plan de vacunación resulta primordial para proteger a nuestro perrito.

 

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *