Tu primer contacto con el canicross: 3 reglas de oro

Tu primer contacto con el canicross: 3 reglas de oro

Quieres hacer deporte, te gusta el running y tienes perro, por tanto has decidido que vais a salir juntos y has elegido una modalidad que practican miles de personas en todo el mundo: el popular canicross ¡Enhorabuena! Debes esperar a que tu perro tenga como mínimo de seis a ocho meses de edad (dependiendo de su tamaño, fase de desarrollo y siempre que tenga una salud óptima) para comenzar a entrenar regularmente con él. Se trata de una actividad lúdica para ambos, no de una obligación para el perro, así que la primera pregunta que hay que hacerse es ¿a mi perro le gusta correr? Si es así te damos tres consejos para que los primeros pasos sean un éxito.

1. El arnés es un amigo
Como ya sabrás, necesitarás un equipo, reducido, pero imprescindible para practicar este deporte: un arnés de tiro especial para el perro (que le protege de los rozamientos y de los impactos), la línea de tiro (una correa de unos dos metros de longitud diseñada para amortiguar el impacto) y un cinturón especial para ti (que será el que te une mediante la correa a tu perro).

Pincha  canicross para conocer más sobre este deporte.

Una vez pertrechados con nuestro equipo hay que “presentárselo” al perro, tanto si es cachorro como adulto, de una manera natural, para ello es aconsejable dejarle que se acostumbre a llevar su arnés puesto (con la línea de tiro y cinto lumbar) cuando vamos a pasear, así cuando llegue el momento el perro lo aceptará como algo totalmente integrado en su vida cotidiana. Generalmente los perros se acostumbran pronto al tacto y a la sensación de llevarlo puesto, especialmente si son cachorros, pero si notas que necesita una ayuda extra, puedes dejárselo puesto libremente en el parque e incluso en casa.

Cuando esté familiarizado con estos elementos, es importante que ya solo se los pongamos cuando queremos iniciar el “entrenamiento” que al principio consistirá en breves recorridos: dependiendo de su edad y forma física, con unos quince minutos y unas tres veces por semana puede ser suficiente, aunque es el guía el que debe conocer las capacidades de su perro, cuidar de su seguridad, y adaptar el plan de entrenamiento al bienestar físico y emocional de su amigo.

Más información sobre los cuidados físicos en el entrenamiento de canicross.

Tu primer contacto con el canicross: 3 reglas de oro

2. Correr delante: la motivación
Al principio es normal que el perro no sepa qué hacer cuando le ponemos su arnés y nos enganchamos a él, no tiene una motivación especial para correr hacia delante en línea recta y seguro que va de lado, da vueltas, se para a olisquear, etc.

Para conseguir que comprenda este paso básico del canicross cada corredor desarrolla su propio ingenio, pero la pauta básica es favorecer la motivación de su perro.

Por ejemplo puedes aprovechar estímulos tan sencillos como que alguna persona de la familia o algún perro conocido vaya delante de vosotros en línea recta, ya que la reacción más común es que tu perro quiera alcanzarles rápidamente, en el momento que veas que corre tirando de ti hay que recompensarle con entusiasmo, de forma positiva: «muy bien, así se hace, tira…», cualquier palabra que escojas y que le vayas a decir siempre para que él asimile este patrón de comportamiento.

Cuando veas que alcanzáis el objetivo le dices la orden de parada al tiempo que tiras suavemente de la correa y le dices “quieto, para, stop” (la palabra que elijas) y en cuanto se detenga juegas con él y le felicitas. Poco a poco, el perro comenzará a correr delante de ti por puro juego y placer, y ya no necesitarás la presencia de personas conocidas que actúen “de señuelo”.

Si vas a comenzar a entrenar solo, puedes aprovechar el momento de salir a la calle (que a todos los perros les suele entusiasmar) utilizando este impulso natural para empezar a entrenar.

3. Sin prisa, como un juego
Puede que nosotros seamos capaces de correr diez kilómetros sin esfuerzo, pero la prioridad debe ser siempre el respeto por la salud y el bienestar del perro. El canicross es un deporte para disfrutar corriendo juntos, solos o acompañados de otras personas y sus perros, compartiendo esta maravillosa actividad.

Por ello, al inicio las sesiones deben ser cortas, incrementando paulatinamente el recorrido, en itinerarios en los que el perro esté a gusto, e intercaladas con paseos “normales” y con permitirle disfrutar de sus momentos de socialización ¡El perfeccionamiento de la técnica vendrá después!

En nuestro país el canicross es un deporte extraordinariamente popular, por eso existen numerosos clubes y asociaciones en los que podrás encontrar asesoramiento para iniciarte correctamente en su práctica.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *