¿Qué es un pienso starter para cachorros?

Alrededor de los dos meses de edad se inicia la fase del destete para los cachorros. Eso supone para los perritos el paso de una alimentación líquida, a base de leche materna o suplementos comerciales en caso de necesitarlos, a una alimentación sólida. Es uno de los momentos más importantes de su vida. ¿Cómo y con qué hacer este tránsito?

Para hacerlo de la mejor forma posible hay que emplear un pienso específico llamado starter o arranque. El starter es un pienso completo y equilibrado para cachorros, especialmente diseñado para este momento de la transición de alimento líquido a sólido, para ser administrado hasta los dos meses de edad.

Ha de poseer una elevada concentración energética y alta digestibilidad para favorecer un rápido aumento de peso de los cachorros y puede ser utilizado también como suplemento para la alimentación de la madre durante la gestación y lactación, pues en muchas ocasiones necesita un aporte energético extra.

Al ser las partículas de tamaño adaptado, se rehidrata con facilidad para constituir una papilla muy palatable, extremadamente apetitosa para los cachorros y comenzar de esta forma a introducción al alimento sólido.

De manera natural, la madre marcará el fin de la lactación, pues los pequeños crecen, comienzan a interesarse por la comida sólida y pueden hacerle daño en los pezones con los dientes. Cuando el fin de la lactancia llega, el cambio ha de hacerse siempre de manera gradual y debemos, entre toma y  toma de leche, comenzar a introducir el starter en forma de papilla rehidratada en agua tibia. Los cachorros deben recibir 3 – 4 tomas al día de este manera. Como son animales sociales, compiten entre ellos por probar y comer este nuevo alimento, cualidad que hemos de aprovechar. Poco a poco, aumentaremos la cantidad de alimento seco (starter), y disminuiremos la cantidad de agua agregada para, finalmente, administrar solamente alimentación sólida, dando así oportunidad a su tracto digestivo de madurar y asimilar lo que será su alimentación futura.

De esta forma, un correcto plan de alimentación sería que a partir de los dos meses de edad administrásemos el starter en forma de papilla y pasar gradualmente a alimentación sólida. Más tarde, elegiremos una dieta adecuada según a su tamaño y velocidad de crecimiento, es decir, un pienso adecuado a razas pequeñas de los dos a los ocho meses, un pienso para razas de tamaño medio de los dos a los a los doce meses, y uno adaptado a la lenta velocidad de crecimiento que precisan los cachorros de razas grandes, de los dos a los dieciocho meses.

Siguiendo este plan de alimentación con una dieta de alta calidad y adaptada a su velocidad de crecimiento, tendremos en casa un cachorro sano y feliz.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *