¿Por qué es importante el agua para nuestro perro?

Cuando se trata de la nutrición de nuestro perro siempre pensamos en proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales y, a menudo, nos olvidamos de un elemento más importante todavía: el agua.
El agua es fundamental para todas las funciones metabólicas y para mantener el adecuado equilibrio electrolítico y, por tanto, es imprescindible su presencia en cantidades adecuadas. Aproximadamente un 60% de la masa corporal de los canes está constituida por agua.
El organismo de nuestro perro, naturalmente, consume y pierde agua durante todo el día. Esta cantidad de agua necesita diariamente necesita ser reemplazada, pues, de lo contrario, sufrirá deshidratación consecuencias que pueden llegar a ser graves para él.

La cantidad de agua necesaria para un perro depende de varios factores, como su nivel de actividad física, su alimentación (debido a su contenido en agua), la estación del año o incluso la temperatura en el interior de nuestro hogar. Es muy importante que tengamos en cuenta que la mayoría de las dietas comerciales para perros se presentan en forma de croquetas deshidratadas, con un porcentaje de humedad inferior al 9% para evitar enmohecimientos y asegurar un largo periodo de conservación. Por ello, los perros que comen piensos secos extrusionados tienen que ingerir diariamente una abundante cantidad de agua, muy superior a la que precisarían si se alimentasen con comida húmeda.
De todas maneras, es imprescindible que disponga de agua fresca durante todo el día. Debemos dejar su bebedero donde pueda llegar fácilmente, y, preferiblemente, utilizaremos un cuenco antivuelco para estar seguros de que no lo tira y derrama el agua. Debemos limpiarlo diariamente y rellenarlo frecuentemente. Si el bebedero está en el exterior, nos aseguraremos de que permanece en un lugar a la sombra para evitar que el agua se caliente.
Si salimos de casa por un tiempo, sobre todo cuando hace calor, no debemos olvidar su bebedero portátil para que pueda beber.

dog-700227_640

¿Cuáles son los signos de deshidratación?
Cuando nuestro amigo no bebe suficiente agua o si pierde demasiada, se deshidratará. Los perros mayores, cachorros, perras preñadas o aquellos que están enfermos, son más susceptibles de sufrir deshidratación. Para detectarla tendremos que estar atentos a lo siguiente

-Poca energía

-Falta de interés por la comida

-Ojos hundidos y secos

-Boca seca

-Pelo seco

-Piel falta de elasticidad
Para comprobar rápidamente si nuestro perro está deshidratado o no, pellizcaremos la piel de la parte posterior de su cuello. El pliegue que hemos cogido entre nuestros dedos debe volver a su sitio inmediatamente.

Si pensamos que nuestro perro está deshidratado, es muy importante que le hagamos beber. La vía oral es siempre la más rápida para rehidratar. Y, por supuesto, acudir al veterinario rápidamente.

Para prevenir este problema, dejaremos siempre a su disposición, como hemos dicho, agua fresca y a la sombra en caso de bebederos exteriores. En caso de altas temperaturas o situaciones de pérdida de líquidos –vómitos o diarrea- hemos de tener especial cuidado y vigilarlo.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *