La función de la vitamina A en perros y gatos

El correcto aporte de vitamina A en la dieta de nuestros perros y gatos es fundamental. En esta entrada vamos a repasar cuáles son sus funciones y por qué es tan importante.

Realmente, el término vitamina A incluye varios compuestos relacionados entre sí: el retinol, el retinal y el ácido retinoico, siendo el retinol el de mayor actividad biológica. La vitamina A interviene en multitud de funciones del organismo, algunas tan importantes como la visión, la reproducción y el mantenimiento óseo y de los epitelios.

Existen en la retina dos tipos de células relacionadas con la visión: los conos y bastones. El retinal se combina en los bastones de la retina con una proteína llamada opsina formando la rodopsina, que es un pigmento sensible a la luz y que permite al ojo adaptarse a los cambios de intensidad lumínica. En situaciones de deficiencia de vitamina A no hay retinal suficiente para combinarse con la opsina, lo que provocará una carencia de rodopsina, por tanto habrá una deficiente adaptación a las variaciones de luz, llegando a desembocar en ceguera nocturna.

Es imprescindible también para la conservación de la piel y todos los epitelios del organismo, incluyendo mucosas que recubren el tracto digestivo y sistema respiratorio. Sin vitamina A se altera el desarrollo de nuevas células epiteliales, pues no se pueden formar células maduras, y se compromete también la producción de mucosidad secretada por determinado tipo de ellas. Se sustituirán las células epiteliales normales por células de tipo escamoso, queratinizadas y disfuncionales. Esto puede dar lugar a lesiones epiteliales que aumentan la posibilidad de infecciones.

Por otro lado, su intervención en la síntesis de glucoproteínas, es fundamental para un normal desarrollo óseo y crecimiento del hueso.

Estudios realizados han demostrado que la vitamina A es imprescindible también para una correcta función reproductora, pues es necesaria para la espermatogénesis en los machos y un ciclo reproductor normal en las hembras.

La vitamina A procede de los carotenoides que se sintetizan por células vegetales. Al ser consumidos, una enzima localizada en la mucosa intestinal los transforma y los convierte en vitamina A, que se almacenará en el hígado. De todos ellos, el betacaroteno es el más abundante en los alimentos, y el que presenta una mayor actividad.

Los productos de origen animal no contienen carotenoides, pero alimentos como el hígado, la leche o el huevo contienen vitamina A.

Los perros, al ser capaces de convertir los carotenoides en vitamina A, no necesitan consumirla preformada ni una fuente animal de esta vitamina en la dieta. No es este el caso de los gatos, pues carecen o no tienen apenas las enzimas necesarias para metabolizar el betacaroteno, con lo que precisan consumir forzosamente una fuente de vitamina A externa.

Es, por tanto, muy importante que la dieta de nuestros perros y gatos sea equilibrada y adaptada a las necesidades que ellos requieren de esta vitamina, o sus precursores, para que se puedan llevar a cabo las funciones metabólicas en las que está implicada.

 

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

2 comentarios en “La función de la vitamina A en perros y gatos

    1. Hola, te agradecemos mucho tu interés en nuestro Blog y tu amable comentario, que nos estimula a seguir trabajando para que el Blog sea un punto de encuentro para todos los amantes de las mascotas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *