Cómo tengo que cuidar las almohadillas de los pies a mi perro

Lógicamente los pies de los perros están diseñados para caminar y correr, y por ello tienen gran importancia para ellos. Por tanto es esencial que les ayudemos a protegerlos.

Entre las funciones de las almohadillas están el proporcionar amortiguación adicional para ayudar a proteger los huesos y las articulaciones de los golpes e impactos, aislar contra el clima extremo, ayudar a caminar sobre terreno áspero y a proteger el tejido profundo de la pata. Con todas estas importantes funciones que realizan, es básico mantenerlas funcionales y protegidas. ¿Cómo? En nueve puntos os explicamos cómo las podéis proteger.

  1. Correcta pedicura: las uñas del perro deben casi tocar el suelo cuando caminan. Si escuchamos a las uñas haciendo “click” o se enganchan en el suelo, es momento de cortarlas.

 

  1. Recorte del pelo: vigilar el pelo de la pata con regularidad para evitar nudos dolorosos, peinar el pelo entre los dedos y recortarlo si está demasiado largo.

 

  1. Limpieza entre dedos y almohadillas: los objetos extraños pueden quedar atrapados o enredados entre ellos. Hay que comprobar con regularidad que no haya guijarros, espigas, cuerpos extraños o espinas que puedan generar molestias y problemas posteriores. Si son muy pequeños pueden eliminarse con un par de pinzas.

 

  1. ¡Hidratación, hidratación e hidratación!: las almohadillas pueden llegar a resecarse y agrietarse. Existen productos en el mercado para acondicionar e hidratar las almohadillas y proporcionarles la protección que necesitan. Nuestro veterinario nos asesorará sobre su uso.

 

  1. Masaje profundo de la pata: esto relajará a nuestro perro y promoverá una mejor circulación. Incluiremos las almohadillas y cada dedo. De esta manera, podemos también localizar objetos extraños que hayan pasado desapercibidos en anteriores exámenes

 

  1. Comenzar el ejercicio lenta y constantemente: las almohadillas son sensibles y sufrirán si comenzamos un programa de deporte o largas caminatas de manera brusca. Debemos ir poco a poco, de esa manera permitiremos que las almohadillas se endurezcan, lo que les conferirá mayor resistencia. Existen también productos tópicos protectores específicos, en crema o spray, para promover dicho endurecimiento
  2. Kit de primeros auxilios: no es inusual que los perros sufran cortes u otras heridas, no olvidar que hay que limpiarlas y desinfectarlas. Si son pequeñas puede ser suficiente, pero para heridas más profundas recurriremos a al veterinario.
  3. ¡Cuidado con las quemaduras!: en verano evitaremos caminar sobre pavimento, asfalto o arena muy caliente porque puede provocar quemaduras o llagas. Para quemaduras leves, un antiséptico y un vendaje suelto puede ser suficiente. Para quemaduras graves, visitaremos a nuestro veterinario inmediatamente.
  4. ¡Atención a las bajas temperaturas!: el  frío intenso puede provocar agrietamiento, fisuras o quemaduras incluso. En caso de hielo o nieve es conveniente la utilización de vaselina entre los dedos y almohadillas, pues actúa como barrera, y unos booties o botines de neopreno protectores para que tenga un paseo o carrera cómodo y seguro.

 

Las almohadillas son muy sensibles y, en el caso de los perros de deporte, unas estructuras importantísimas en cuanto a su mantenimiento. Cuidando estos nueve puntos nos olvidaremos de los problemas

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Un comentario en “Cómo tengo que cuidar las almohadillas de los pies a mi perro

  1. me ha parecido muy interesante este articulo sobre como cuidar las almohadillas de niestras mascotas, pero pregunto, si se les hidrata demasiado no se ablandarán?

    Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *