La leche ¿produce parásitos?

Es habitual escuchar, aún hoy en día, la afirmación de que la ingesta de leche o chocolate por parte de un perro o gato provoca la aparición de “lombrices” o parásitos. ¿Será esto verdad?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que los perros, y también los gatos, no tienen las enzimas digestivas para procesar adecuadamente la leche y puede, por lo tanto, alterar su estómago y posiblemente provocarles diarrea.

Las lombrices o gusanos redondos, llamados nematodos, afectan principalmente a cachorros, si bien se pueden ver también en animales adultos. Sabemos que, en el caso de los animales más jóvenes, pueden infectarse, incluso antes de su nacimiento, a través de la placenta de la madre en caso de que esta esté parasitada. De recién nacidos sí pueden infestarse mediante la toma de leche, pero de leche materna que contenga parásitos. Los adultos los adquieren a través de la ingestión de heces con huevos del parásito.

bannerBlog


De ninguna manera la ingesta de leche de vaca produce parásitos
, pero sí la aparición de alteraciones digestivas. Los perros adultos, carecen de una enzima -la lactasa- necesaria para transformar la lactosa de la leche en glucosa. Esta carencia hace que la administración de leche de vaca, se traduzca en alteraciones digestivas. En el caso de los cachorros, la alimentación con una leche maternizada que no sea similar a la leche materna puede producir trastornos digestivos, como diarreas, que comprometerán su desarrollo y crecimiento.

¿Y el chocolate? Pues al igual que la leche, su ingestión no se traduce en la aparición de lombrices o parásitos, sino en una intoxicación debida a una sustancia presente en el chocolate, y en más cantidad cuanto más puro sea el chocolate, llamada teobromina. Los síntomas varían según la cantidad ingerida: en primer lugar aparecerán vómitos y diarrea y, si la intoxicación es grave,  pueden sufrir aumento de la temperatura corporal y  frecuencia cardiaca, nerviosismo y temblores. Dependiendo de las dosis, la vida del perro puede llegar a estar en riesgo.

Como vemos, es un mito más en la nutrición canina y felina que la leche o el chocolate “den lombrices”. La leche produce alteraciones digestivas debido a la falta de enzimas para su correcta digestión, mientras que el chocolate, además de síntomas digestivos, puede llegar a dañar el sistema nervioso dependiendo de la dosis ingerida.

El único tipo de leche que produce parasitosis es la de una madre infestada, de ahí la importancia de un control veterinario exhaustivo ya desde antes de la gestación.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *