¿Funcionan los remedios “naturales” contra las pulgas?

Estamos en otoño, bajan las temperaturas y se encienden las calefacciones en los hogares. Como ya hemos explicado en una anterior entrada , las bajas temperaturas exteriores no garantizan que nuestro perro y nuestra casa estén libres de pulgas.
Más vale prevenir que lamentar; es fundamental una prevención durante todo el año para estar a salvo de tan molesto parásito, tanto nuestras mascotas como su entorno.
Existe gran variedad de productos en el mercado a tal efecto, tales como pipetas, champús, collares antiparasitarios, comprimidos de administración oral, etc. y no debemos olvidar el medio ambiente, que debemos mantener limpio y sin parásitos para evitar reinfestaciones.

Nuestro veterinario habitual es la persona indicada para establecer un tratamiento preventivo o curativo si nuestra mascota ya tiene pulgas. Cuando estas ya se han alojado, solo los productos químicos o farmacológicos son efectivos para eliminarlas. ¿Puede conseguirse con remedios caseros?

Ni la alimentación con productos como el ajo o la cebolla han demostrado ser efectivos contra las pulgas, suponiendo, además, un riesgo para la salud de nuestro animal, como ya hemos explicado con anterioridad.

Otros productos, como la biotina o la levadura de cerveza tampoco han demostrado eficacia alguna frente a estos parásitos.

Productos tópicos como aceites de menta, lavanda, orégano o diluciones de aceite de árbol de té, tienen solamente un débil efecto repelente temporal, y pueden ser perjudiciales si los aplicamos sobre pieles irritadas o con lesiones. La ingestión accidental del aceite de árbol de té es, incluso, peligrosa.

dog-1022860_640

El vinagre, el limón, las bolsitas de menta como repelentes para las pulgas en el hogar no son efectivos. La única manera de eliminarlas si ya se han “hospedado” en nuestra casa es mediante una desinfección a fondo, utilizar productos pulguicidas para el ambiente, aspiración frecuente y recambio de la ropa y camas utilizadas por nuestras mascotas. Estos productos se adquieren bajo prescripción veterinaria y han de ser utilizados según sus instrucciones.

Por tanto, mantengamos una prevención adecuada durante todo el año aconsejados por nuestro veterinario y no nos encontraremos con estos molestos visitantes tampoco en estas fechas.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *