Pioderma canina ¿qué es y cómo se cura?

La pioderma canina (del griego py(o), que significa `pus´ y de derm-íā , que significa `cualidad de la piel´)  es uno de los principales motivos de consulta dermatológica en las clínicas veterinarias. Se trata de una dermopatía compleja que obedece a causas multifactoriales, ya que se presenta de en diferentes grados de afectación o lesión de la piel, dependiendo de variantes como el tipo del pelo del perro o de los factores predisponentes a sufrirla. Es fundamental un diagnóstico preciso para establecer un tratamiento de éxito.

Qué es la pioderma canina

La pioderma canina es una sobreinfección bacteriana en la piel de nuestro perro: la bacteria más común en las piodermas es Staphylococcus pseudintermedius.

Esta multiplicación exacerbada de la flora bacteriana residente en la epidermis puede ser primaria, o causada por otros factores que debilitan la resistencia de la piel como barrera protectora, y facilitan la proliferación anormal de bacterias y su curso con la presencia de pus. Es importante reseñar que no es una infección contagiosa.

Clasificaciones de la pioderma canina

Las piodermas en perros se clasifican ateniéndose a factores como la profundidad de afectación de la capa córnea (o la extensión de las zonas afectadas) en pseudopioderma, pioderma superficial y pioderma profunda.

-La pseudopioderma, que no es propiamente una pioderma, se produce como resultado de un incremento de la colonización bacteriana sobre el estrato córneo de la epidermis pero no cursa con episodios de pus; en esta categoría se encontrarían la dermatitis piotraumática (dermatitis aguda húmeda, `hot spot´), la dermatitis de los pliegues cutáneos y la pioderma mucocutánea.

-En la pioderma superficial, que suele ser la más frecuente en los perros, la infección se localiza  en la epidermis y sus anexos, y el desarrollo bacteriano se produce en el interior de los estratos epidérmicos o en el folículo piloso. Sus signos más habituales son pústulas, zonas con alopecia o collarines epidérmicos. Aquí encontramos el impétigo (especialmente el juvenil) que es una dermatitis pustular superficial, que suele afectar a los cachorros; la foliculitis bacteriana superficial o la pioderma superficial diseminada (o hipersensibilidad bacteriana).

-La pioderma profunda es una infección penetrante de la piel, que afecta a sus áreas más profundas, alcanzando la dermis y en ocasiones la hipodermis. Los síntomas clínicos suelen ser fiebre, pústulas de mayor tamaño que en las piodermas superficiales (forúnculos), fístulas purulentas, nódulos firmes, alopecias extensas y bullas hemorrágicas.

Causas de la pioderma canina

El diagnóstico clínico de la causa o causas de la pioderma canina es fundamental para su tratamiento y seguimiento. Establecer esta evaluación a veces resulta complejo, y puede requerir pruebas diagnósticas, así como conocer el modo de vida de cada perro.

Las causas subyacentes más comunes que pueden estar tras esta infección suelen ser:

-Trastornos cutáneos alérgicos o de hipersensibilidad como la dermatitis atópica, alergia alimentaria o la dermatitis alérgica provocada por la picadura de pulgas. El constante rascado del perro para mitigar el prurito (picor) que se desencadena, hace que la piel se irrite rápidamente.

-Patologías cutáneas de origen parasitario como la demodecosis o sarna demodécica (provocada por los demodex, una familia de ácaros), la sarna sarcóptica (causada por el ácaro Sarcoptes scabie), o la leishmaniosis (una enfermedad parasitaria sistémica, transmitida por la picadura de las hembras del mosquito Flebotomus).

-Enfermedades endocrinas como el hipotiroidismo (deficiencia de hormonas tiroideas) o el hiperadrenocorticismo conocido también como enfermedad de Cushing.

Síndrome de Cushing en perros ¿qué es?

-Enfermedades autoinmunes o inmunodeficiencia.

-Enfermedades de origen fúngico.

Neoplasias, tales como el linfoma cutáneo.

Tratamiento de la pioderma canina

Dado su origen bacteriano, el tratamiento es la antiobioterapia, el veterinario elegirá el antibiótico sistémico que considere más eficaz, y que, generalmente se administran vía oral (algunos de los más utilizados son, entre otros, cefalexina, cefadroxilo, cefovecina, amoxicilina-ácido clavulánico, clindamicina, enrofloxacino o marbofloxacino).

La duración del tratamiento es un punto esencial para el éxito, ya que suele oscilar entre el mes o los dos meses, o más, a criterio del profesional y dependiendo siempre de la gravedad y de la evolución de la enfermedad. El compromiso del propietario es esencial, ya que como otras dermopatías, los tratamientos pueden ser largos, y las recaídas son frecuentes, por ello es preciso seguir la pauta tanto en su duración como en la dosis diaria prescrita, rigurosamente en casa.

Para apoyar esta terapia oral, existen champús antisépticos específicos que son eficientes tanto para eliminar bacterias de la piel, como para mitigar la sensación de picor que tiene el perro. Es muy usual que se prescriban baños frecuentes (de 1 a 3 veces por semana), al inicio del tratamiento o el tiempo que el veterinario estime conveniente. Si el prurito es muy intenso, también se prescriben fármacos para calmarlo, así el perro mejorará su calidad de vida y al no existir el rascado constante se facilita una mejor regeneración de la piel.

Asimismo, si existe alguna otra patología asociada a la pioderma, el veterinario también instaurará el tratamiento oportuno.

pioderma

Una nutrición específica para favorecer la salud de la piel de tu perro

Para los perros con trastornos o sensibilidad dermatológicos, es muy beneficiosa una alimentación con un pienso específico formulado con un aporte relevante de ácidos grasos omega3 que favorece la integridad de la barrera cutánea y ejerce un efecto antiinflamatorio natural, muy importante para aliviar los síntomas cutáneos pruriginosos y la inflamación y el dolor.

Asimismo, dado que en numerosas ocasiones, las alergias alimentarias pueden ser las causas subyacentes de ciertas patologías cutáneas, un pienso analergénico puede estar muy indicado para favorecer el bienestar y la salud del perro.

Reacciones alérgicas al pienso.La importancia de la proteína de pluma y los omega3

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

pioderma

Si tienes un cachorro, sigue en Instagram todos nuestros artículos y consejos para su salud, educación y bienestar.

Instagram de Arion: @arionpetfoodspain

Este artículo es informativo, solo los profesionales veterinarios tienen la facultad de establecer diagnósticos y prescribir tratamientos. Te recomendamos que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier síntoma. 

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete por RSS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *