Perro sordo: 7 cosas importantes

Un perro sordo puede aprender a comunicarse con su familia y disfrutar de una vida plenamente feliz con una educación adecuada, que tenga en cuenta esta dificultad y vaya orientada a proveerle de las herramientas necesarias para aprender a manejarse en su entorno.

1. Los perros blancos y la sordera: lo que hay que saber

Todavía existe la creencia de que todos los perros cuyo pelaje, o una gran parte de él, es de color blanco nacen sordos. Esto no es exactamente así, ya que la sordera en los perros puede estar provocada por numerosas causas, independientemente del color de su pelaje. Los perros pueden perder total o parcialmente su capacidad auditiva debido a una enfermedad, infecciones o heridas severas en el canal auditivo, traumatismos, tumores o como consecuencia del envejecimiento.

Es cierto, sin embargo, que está contrastado científicamente que algunas sorderas tienen su origen en causas genéticas asociadas al fenotipo, concretamente al manto blanco de los mamíferos. Esta sordera hereditaria sí está relacionada con los genes que determinan el color blanco o muy claro, o la falta de pigmentación del pelo y los ojos. En algunos perros blancos (y también a veces los doble mirlo -`merle´- MM), el desarrollo del oído interno puede atrofiarse debido a la falta de pigmentación; en este caso, al existir piel sin pigmento en el oído interno, las terminaciones nerviosas se paralizan y mueren durante las primeras semanas de vida del cachorro, provocando la sordera.

Asimismo, se ha observado que ciertos perros que portan el gen de piebaldismo pueden verse afectados por esta incapacidad auditiva.

¿Por qué hay tantos perros y gatos con calcetines blancos?

 

Evidentemente, esto no quiere decir que todos los perros blancos o con grandes extensiones de color blanco (sin pigmento) en su pelaje sean sordos, de hecho, representan una minoría.

Aunque los perros de razas con una gran extensión de pelaje blanco suelen presentar una mayor frecuencia en la aparición de la sordera de transmisión hereditaria, existen otras razas caninas, que, independientemente del color de su pelaje, pueden heredarla.

2. ¿Cómo saber si tu perro es sordo?

Si sospechas que tu cachorro o perro adulto puede ser sordo, puedes hacer estas sencillas pruebas en casa:

  • Produce un ruido fuerte y observa si se sobresalta.
  • Agita las llaves, pon la televisión o música y observa si el perro presta atención o se gira hacia la fuente del sonido.
  • Con el perro de espaldas a ti, haz ruido con uno de sus juguetes sonoros, o llámale elevando cada vez más la voz.

Si nada de esto capta su atención es probable que el perro tenga problemas auditivos. Para confirmarlo o descartarlo, es necesario acudir al veterinario, que probablemente le realice el test BAER (Brainstem Auditory Evoked Response, por sus siglas en inglés), un procedimiento totalmente indoloro y que se puede realizar incluso en cachorros de pocas semanas de vida.

Consiste en una estimulación mediante sonidos con los que se evalúa la actividad cerebral en respuesta a dichos estímulos. Así se determina si el perro es completamente sordo de ambos oídos (sordera bilateral), de uno solo (sordera unilateral o hemisordera), así como el grado de sordera que presenta.

 

perro sordo

3. Un perro sordo aprende perfectamente: la educación gestual, visual y olfativa

Todos los perros, oigan o no, tienen una gran capacidad para aprender comandos y órdenes realizadas con gestos. En el caso de los perros privados del sentido del oído, esta será nuestra herramienta imprescindible para educarles y comunicarnos con él.

Al carecer del oído, el perro utilizará intensamente el sentido de la vista y del olfato, y hay que aprovechar esta circunstancia y utilizarla en favor de su educación.

Un perro sordo puede tener una vida totalmente normal (jugar, viajar con nosotros, mostrarnos su afecto y disfrutar de familia) si implementamos algunas precauciones y hábitos que le ayuden a ello.  Hay una cierta creencia de que los perros sordos pueden ser agresivos, rebeldes, tercos o incapaces de aprender, este mito no es cierto, ya que estos problemas de conducta se dan tanto en los perros sordos como en los que oyen perfectamente, la clave está en ayudarles mediante una educación que no es más difícil, sino diferente.

4. Un lenguaje de signos para el perro sordo

Si tienes un perro sordo, es importante fijar un conjunto de gestos muy sencillos con las manos que utilizaremos para enseñarle a sentarse, a permanecer quieto, a tumbarse, a caminar o a cualquier otra cosa que deba aprender, como cualquier otro perro.

Es fundamental que tanto el propietario, como los demás miembros de la familia e incluso el entorno del perro sordo, utilice siempre los mismos `comandos gestuales´ para que el perro aprenda a relacionar el gesto y lo que debe hacer, esto le aportará una gran seguridad y confianza.

Un perro sordo estará extremadamente pendiente de cualquier signo facial y corporal de su propietario.

5. La educación en positivo, esencial en un perro sordo

Es esencial comenzar a educar y relacionarse con el perro sordo desde la más temprana edad posible y premiar siempre sus avances y logros. Cuando es un cachorro muy pequeño podemos acostumbrarle a despertarse acariciándole suavemente o acercando nuestra mano a su nariz para que comience a concentrarse mediante el sentido del olfato.

perro sordo

6. El perro sordo en la calle

Un perro sordo tiene más posibilidades de sufrir percances o accidentes en la calle, por lo que es importante llevarle siempre atado con su correa y solo soltarle en lugares en los que estemos totalmente seguros de que no va a correr ningún peligro.

Advierte a las personas de tu entorno que tu perro tiene discapacidad auditiva, para que al acariciarle e interactuar con él lo hagan adecuadamente: siempre de frente, para que el perro vea acercarse a la persona en cuestión, y nunca por su parte trasera, para no asustarle o pillarle desprevenido. El juego con otros congéneres y la interacción con otras personas ajenas a su círculo familiar es muy beneficiosa para los perros sordos, pues son perros como cualquier otro, necesitado de socialización y estímulos.

7. Un collar especial para ayudar al perro sordo

Muchas personas que tienen un perro sordo utilizan los llamados `collares de vibración´ o `collares vibratorios´ que funcionan con un mando a distancia: cuando el perro lo lleva puesto y se pulsa el mando, el collar emite una vibración (¡jamás eléctrica!) parecida a la de un teléfono móvil, que puede ser percibida por el perro, se utiliza para enseñarle fundamentalmente, que cada vez que vibre su collar, él acuda hacia su propietario.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Si tienes un cachorro o un perro adulto, sigue en Instagram todos nuestros artículos y consejos para su salud, educación y bienestar.

Instagram de Arion: @arionpetfoodspain

Suscríbete a nuestro blog

Loading

Suscríbete por RSS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *