Mi perro me sigue a todas partes ¿es normal?

dependencia

Un perro excesivamente dependiente de su propietario, que demanda constantemente su atención, seguramente carecerá de las herramientas emocionales para tener autonomía. No podrá quedarse solo  sin que esto le suponga un problema, no podrá manejar su propio entretenimiento, si no está acompañado, y establecerá un vínculo emocional poco equilibrado con su propietario.

Síntomas de que tienes un perro excesivamente dependiente de ti

Los perros son seres sociales que necesitan explorar su mundo, relacionarse con otros perros y con personas, asimilar cuantos más estímulos cotidianos posibles y tener unas normas de comportamiento, que les proporcionen seguridad y confianza.

La hiperdependencia es un problema de comportamiento tanto para el perro como para sus propietarios.

Cada mascota manifiesta esta demanda obsesiva de atención de diferente manera, e intenta atraer el interés mediante acciones como:

– ladridos, vocalizaciones, lloriqueos o gruñidos

– darte la pata, tumbarse `panza´ arriba y demandar caricias en cuanto te ve

– seguirte a todas partes

– traerte juguetes insistentemente

– rascarse cuando no le haces caso

– sentarse frente a ti y mirarte fijamente durante tiempo

– si es pequeño tamaño, pretender que le cojas en brazos  siempre

– tumbarse a tus pies en cuanto te sientas

– ansiedad por separación notoria en cuanto se queda solo

Ansiedad por separación

 

Es importante observar que estos gestos son normales en los perros cuando quieren interaccionar o recibir afecto de su propietario, lo anormal es que sean repetitivos, convirtiéndose en la actitud preponderante de nuestro perro.

Tu perro es excesivamente dependiente de ti por alguna de estas causas:

Los motivos por los que un perro puede desarrollar este exagerado `hiperapego´ hacia algún miembro de la familia, son diversas:

-Cachorros que han sido destetados precozmente o que no han pasado el tiempo suficiente de aprendizaje social con su madre y hermanos.

-Perros que no disponen de estabilidad emocional en su entorno o rutinas en su hogar: ante esta incertidumbre, su propietario es su único referente de seguridad y aprobación, carecen de la capacidad de ` tomar decisiones´ ante nuevas situaciones cotidianas.

-Una socialización deficiente o incorrecta (así como la soledad o el aislamiento), que no le ha permitido relacionarse satisfactoriamente con otras personas, perros y con los estímulos de su entorno.

-Su propio temperamento: hay perros con un carácter más independiente, que, aún estando muy vinculados a su familia, son capaces de disfrutar de sus momentos de tranquilidad y soledad en casa sin ningún problema; otros, por el contrario, son más temerosos, o posesivos y `exigen´ la presencia constante de su propietario.

dependencia

Tu actitud puede hacer a tu perro excesivamente dependiente de ti

Nuestra propia conducta puede propiciar que, desde cachorro, el perro muestre una obsesiva necesidad de que estemos pendientes de él, de que toda la casa gire a su alrededor. Esto suele ser más habitual con los perros de razas pequeñas, a los que se tiende a proteger en exceso y a `relajar´ las normas de su educación: esta sobreprotección puede causar dependencia. Algunas razas de pastoreo también puede mostrar más fácilmente un alto nivel de dependencia de su propietario.

dependencia

Si tu perro es excesivamente dependiente de ti eso perjudica su salud

Esta excesiva dependencia causa un estrés casi permanente en el perro que la presenta, que solo se ve calmado cuando obtiene toda la atención de su propietario o del miembro de la familia objeto de su interés. Además añade una dificultad ya que si su propietario debe ausentarse varios días por un viaje, o por cualquier otro motivo, y deja a su perro al cuidado de otra persona, este puede entrar en un estado de tristeza, ansiedad, postramiento o incluso dejar de comer.

Cómo educar a un perro para que no sea excesivamente dependiente de ti

Tan importante como dedicar tiempo a sus cuidados, paseos y juegos, es esencial que el perro aprenda desde cachorro que puede pasar ratos perfectamente sin nosotros y disfrutar de esa calma. Hablamos de perros sanos, con todas sus necesidades fisiológicas (nutrición y salud) y emocionales (educación, socialización y ejercicio), cubiertas.

  1. El `hiperapego´ es una conducta nociva que no hay que reforzar, por ello premia a tu perro con una caricia o un elogio solo cuando esté tranquilamente tumbado en casa, alejado de ti; en cuanto comience a querer `estar pegado a ti´ ignórale totalmente, y préstale atención cuando esté calmado de nuevo. Estas correcciones le ayudarán a gestionar este problema: solo recibe tu interés cuando está calmado.

 

  1. Aunque el afecto hacia nuestro perro nos guíe a estar muy pendientes de él, es necesario que comprenda desde cachorro que hay momentos y situaciones en los que él debe tener su propio espacio y nosotros también. Por ello, aunque nuestro amigo nos parezca `irresistible´, conviene no estar constantemente proporcionándole caricias, abrazos, o juegos, ya que este sobreestímulo no nos permitirá educarle en la calma, un factor básico de su aprendizaje.

 

  1. Si el perro vive con varias personas, es beneficioso que todas ellas compartan las tareas de su cuidado, alimentación, juegos y paseos, para que no se obsesione con un solo `líder´.

 

En ocasiones, identificar la causa de esta conducta es un proceso complejo y se requiere la ayuda de un profesional para superarla.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Si tienes un cachorro, sigue en Instagram todos nuestros artículos y consejos para su salud, educación y bienestar.

Instagram de Arion: @arionpetfoodspain

 

 

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete por RSS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *