El perro de agua español

Es una de las razas autóctonas españolas más populares en nuestro país y más difundidas en el mundo; el perro de agua español (también conocido por las siglas PDAE) es muy querido por su extraordinaria inteligencia y su versatilidad para adaptarse a diferentes modos de vida, además de por ese aspecto tan peculiar con su característico pelo rizado.

Una raza canina joven con orígenes muy antiguos

La raza fue reconocida oficialmente por la Real Sociedad Canina de España en 1985 y por la Federación Cinológica Internacional en 1999, incluyéndola dentro del grupo 8: perros cobradores, levantadores y de agua, y dentro de esta última sección, la de perros de agua, gracia al tesón y al riguroso trabajo de criadores, aficionados y entidades caninas implicadas.

El perro de agua tiene unos orígenes antiquísimos entre nosotros, y es complejo rastrear todas las hipótesis sobre su aparición y evolución en tiempos pretéritos. Ya hacia 1600 se pueden encontrar referencias escritas sobre la descripción de un perro similar al moderno perro de agua español; otras teorías lo entroncan con el barbet (un perro de agua francés) y con los primitivos caniches.

Lo que es unánime es que el perro de agua español siempre es descrito o mencionado como un perro con una extraordinaria capacidad de trabajo con el hombre, desempeñando con asombrosa habilidad las funciones de pastoreo (principalmente ovino y caprino); el cobro de piezas acuáticas y diferentes labores en los puertos pesqueros como recoger objetos caídos al agua, recuperar peces que se escapaban de la red, portar un cabo en la boca para el amarre desde el barco hasta el muelle, entre otros, gracias a que el perro de agua español es un extraordinario nadador.

Históricamente, fueron dos las líneas fundamentales en la evolución de la raza en nuestro país: la andaluza (hasta el punto de que otro de los sobrenombres con los que se conocía a este perro era «turco andaluz») y la cántabra.

El perro de agua español es muy inteligente, activo y versátil

El perro de agua español es muy popular en nuestro tiempo como perro de compañía, ya que es afectuoso, juguetón, «listo» y equilibrado.  Asimismo, destaca como un gran deportista canino, ya que gracias a su inteligencia y alta necesidad de actividad es habitual verle practicar con agrado y destreza diversas disciplinas como obediencia, agility o pruebas acuáticas; también sobresale prestando sus servicios a la sociedad como perro detector de estupefacientes en los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

Es importante que los perros de esta raza reciban una buena socialización con otros congéneres y personas ajenas al círculo familiar desde que son muy pequeños, ya que de por sí pueden ser algo reservados con los extraños y eso les puede llevar a ser algo posesivos y territoriales.

Como cuidar del perro de agua español

Se trata de una raza de tamaño medio (altura a la cruz parra los machos de 44 a 50 centímetros y 40 a 46 para las hembras).

Es un perro rústico, fuerte y resistente, y puesto que es una raza de origen totalmente funcional, se adapta bien a cualquier entorno, circunstancia y modo de vida, siempre que podamos proporcionarle una buena dosis de actividad diariamente, tanto física como mental, ya que les encanta aprender constantemente.

Como cuidar el pelo del perro de agua español

El perro de agua español no desprende prácticamente nada de pelo, su manto es tupido, de consistencia lanosa y frondoso: rizado cuando es corto y formando cordeles si la longitud es mayor. Los cachorros nacen ya con el pelo ondulado o rizado.

Dado que es un pelaje con tendencia a enredarse fácilmente si lo descuidamos, estos rizos o cordoncillos tan característicos (como unas «rastas» naturales) necesitan cierto mantenimiento para que no se anuden y conserven esa apariencia de rusticidad. Para ello hay que mantener un equilibrio entre la hidratación necesaria para que los cordones no se enmarañen y estén bien definidos, pero sin que el pelo adquiera un tacto suave, no deseado. El profesional de la peluquería canina te puede asesorar para mantener su pelo en óptimas condiciones.

Como curiosidad, si tu perro de agua español quiere participar en un certamen de morfología, el largo máximo recomendado para las exposiciones es doce centímetros (quince centímetros extendiendo los rizos) y el mínimo es un centímetro y medio, para poder apreciar la calidad de los rizos.

¿Qué es el Agility? Un campeón del mundo nos lo cuenta

Si por cualquier motivo se desea cortarle el pelo (con un arreglo a tijera o máquina), es esencial tener en cuenta que no es aconsejable raparle completamente, es necesario dejarle de tres a cuatro centímetros de pelo para que le proteja la piel, y procurando que el corte sea uniforme por todo el cuerpo.

En cuanto a sus colores, el perro de agua español puede ser unicolor:  blanco, negro o marrón en sus diferentes tonalidades; o bicolor: blanco y negro o blanco y marrón, en sus diferentes tonalidades. Según su estándar (patrón racial) los mantos tricolores, los negros y fuego y los avellana y fuego no están admitidos.

Si tienes un cachorro o un perro adulto, sigue en Instagram todos nuestros artículos y consejos para su salud, educación y bienestar.

Instagram de Arion: @arionpetfoodspain

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Suscríbete a nuestro blog

Loading

Suscríbete por RSS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.