Cuidados del perro mayor

Gracias a una alimentación de alta calidad y a los avances de la medicina veterinaria, la esperanza de vida de nuestros perros es cada vez mayor, proporcionarles algunos cuidados especiales en esta etapa favorecerá su buena calidad de vida y su confort en la edad avanzada.

Cómo saber que mi perro ya es mayor

El momento que determina el tránsito entre la edad adulta y la edad «senior» varía según la raza y sobre todo el tamaño del perro. En general, los perros más grandes tienen una esperanza de vida más corta que los pequeños.

Por ejemplo, se espera que un perro de gran talla pueda llegar a vivir de nueve a once años, mientras que otro de tamaño pequeño pueda alcanzar incluso los diecisiete o dieciocho años de edad.  En base a ello, alrededor de los siete u ocho años sería una edad de tránsito promedia para los perros de raza grande, y los nueve o diez para un perro de raza o tamaño pequeño.

Tu perro ¿tiene problemas de movilidad?

4 signos de que tu perro se está haciendo mayor

1.Descenso de la actividad. Nuestro amigo necesitará más tiempo de reposo y disminuirá de manera espontánea el ejercicio diario. Aún así, y consultando con el veterinario, intentemos que pueda seguir realizando algo de actividad física diaria, adaptada a este momento de su vida.

2.La obesidad puede convertirse en un problema de salud, ya que el metabolismo se ralentiza a esta edad, ello sumado a la disminución de actividad, favorece el aumento de peso.

3.Artrosis u otros problemas articulares. Es frecuente en los perros mayores, sobre todo en aquellos de gran tamaño o de razas con predisposición a presentarlos. Además de un tratamiento paliativo, es esencial un programa de control de peso para reducir el impacto y sobrecarga articular, así como un pienso que aporte nutrientes condroprotectores.

4.Pueden aparecer cambios ligados al sistema urinario y al digestivo con la edad. Es habitual que la frecuencia de micción aumente, necesitando orinar más veces en el día, al igual que la frecuencia de defecación o la consistencia de las heces. El estreñimiento es, también, un problema asociado a la edad debido a la ralentización del proceso digestivo y a la falta de actividad física.

Estos cuidados para tu perro mayor le ayudarán en su vida cotidiana. El envejecimiento es un proceso natural en los perros, con unos sencillos gestos facilitaremos la gestión de su vida cotidiana y le ayudaremos a estar bien, adaptarnos a sus cambios de rutinas y a seguir felices

Facilitarle la movilidad: mejorar la accesibilidad y maniobrabilidad del perro en casa. La utilización de rampas que le ayuden a acceder a lugares elevados o a cruzar puertas, así como superficies antideslizantes que favorezcan que camine con mayor estabilidad ayudarán a nuestro amigo a moverse más seguro en el hogar. Actualmente el mercado de accesorios caninos ofrece multitud de posibilidades para procurar estas pequeñas ayudas, tan beneficiosas para el perro mayor.

Proporcionarle un lugar de descanso específico para su edad.
Dado que muchos perros mayores presentan problemas osteoarticulares y de movilidad, puede ser el momento de considerar una cama ortopédica que alivie la presión sobre sus articulaciones o una cama gruesa, caliente, que le aísle de la humedad y frío del suelo. 

Terapia de apoyo para paliar los problemas de movimiento.
Un tratamiento multidisciplinar, compuesto por un protocolo de terapia física, un enfoque nutricional específico, y/o medicamentoso en caso de ser necesario, le ayudará a combatir el avance del desgaste articular y la artrosis.

Extremar su higiene.
Muchos perros mayores tienen problemas a la hora de hacer sus necesidades fisiológicas y ello puede derivar en una higiene deficiente, con las consiguientes irritaciones e infecciones. Mantengámosle lo más limpio y cómodo posible.

La alimentación del perro mayor, un asunto clave

Los perros de edad avanzada necesitan una alimentación específica adaptada a los cambios metabólicos que suceden en esta etapa. Lo ideal sería un pienso de alta calidad, palatable (para que le apetezca comerlo), equilibrado, y cuya fórmula aporte un contenido en nutrientes adaptado a esta etapa de la vida del perro, combinando un perfil nutricional bajo en proteína y grasa para evitar la tendencia al sobrepeso provocada por la ralentización del metabolismo.

Los niveles de fósforo y calcio deben estar restringidos para prevenir el deterioro renal y proteger la salud retinal. Asimismo, la inclusión de  condroprotectores  (como la glucosamina y el sulfato de condroitina) en sinergia con nutrientes antioxidantes como la vitamina E,  ayudan a mitigar el avance de procesos artrósicos típicos de esta edad.

Si tienes un cachorro o un perro adulto, sigue en Instagram todos nuestros artículos y consejos para su salud, educación y bienestar.

Instagram de Arion: @arionpetfoodspain

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

 

Suscríbete a nuestro blog

[email-subscribers namefield="NO" desc="" group="Public"]

Suscríbete por RSS

Deja una respuesta