Cristales en la orina de tu perro

orina

Si observas que tu perro tiene problemas a la hora de orinar, es muy posible que hayas oído el término `cristales´ en la orina del perro, y te hayas preguntado ¿qué son?, ¿cómo se forman?, ¿son peligrosos para su salud? Estas son las claves sobre este trastorno urinario.

¿Qué es un `cristal´ en la orina de tu perro?

Los cristales o cristaloides poco solubles, son sedimentos de minerales de tamaño microscópico que se forman en las vías urinarias del perro, cuando su concentración en la orina sobrepasa un determinado nivel, estos sedimentos no consiguen mantenerse disueltos en la orina y se combinan para formar una estructura organizada, que sería el cristal.

La cristaluria – presencia de cristales en la orina-, se detecta en el laboratorio mediante el examen al microscopio de una muestra de orina del perro, para una detección eficaz suele ser conveniente que esta muestra se examine poco tiempo después de que el propietario la recoja.

Uno de los principales riesgos de los cristales es que no se pueda conseguir, mediante tratamiento, que el perro los expulse por sí mismo y se conviertan en cálculos o urolitos (esta patología se conoce como urolitiasis). Los cálculos urinarios son los cristales ya sedimentados de un tamaño macroscópico, apreciable a simple vista en las pruebas diagnósticas, que, debido a su tamaño, el perro no pueda expulsar por sí mismo. En estos casos la solución para su extracción suele ser la cirugía, ya que de no hacerlo estos cálculos pueden llegar a provocar hasta una obstrucción completa del sistema urinario.

¿De qué están compuestos los cristales de orina de tu perro?

Los minerales que suelen conformar con mayor frecuencia los cristales en la orina del perro son la estruvita (iones de fosfato, amonio y magnesio) y el oxalato cálcico; otros minerales menos frecuentes son el urato amónico y la cistina.

Causas de la formación de cristales en la orina de tu perro

Hay diversas circunstancias que favorecen la formación de cristales: las infecciones bacterianas, predisposiciones genéticas en algunas razas, así como el estilo de vida y la alimentación, son los factores más comunes que pueden causar esta patología urinaria.

orina

Las infecciones bacterianas favorecen los cristales en la orina de tu perro

La bacteria Escherichia coli suele ser la responsable más habitual de las infecciones de las vías urinarias. Si la infección se instala en la vejiga se denomina de cistitis, prostatitis en el caso de infección de la próstata y nefritis si alcanza a los riñones. Las bacterias se agrupan en `colonias´, unas estructuras que hacen más fácil que se depositen los minerales de la orina, formando los cristales.

En el caso de infecciones prolongadas o recurrentes en las vías urinarias, el riesgo de tener episodios de cristales es alto.

Si tu perro bebe poca agua está en riesgo de tener problemas urinarios

La cristalización se produce más rápidamente en la orina muy concentrada, por ellos los perros que beben poca agua están más expuestos, ya que cuanto más tiempo permanece la orina en la vejiga, mayor será el riesgo de formación de cristales o cálculos.

Al aumentar la ingesta de agua se consigue un mayor volumen de orina (que reduce la concentración de la misma), el perro miccionará más veces y se disminuirá el tiempo de retención de la orina en la vejiga.

Es muy importante que el perro disponga siempre agua limpia y fresca a su disposición y que tenga oportunidad de orinar diariamente.

Otro factores que inciden en la precipitación de cristales son el pH de la orina, algunas enfermedades metabólicas y una dieta inadecuada.

Síntomas de los cristales en la orina de tu perro

En muchos casos es difícil que el propietario pueda detectar que existe un problema, por que su perro no muestra una sintomatología precisa, por ello los veterinarios recomiendan realizar un chequeo anual que incluya un análisis de orina, para favorecer la detección precoz.  La presencia de cristales, y sobre todo de cálculos puede dar estos signos en el perro:

  • Incapacidad para orinar, o solo eliminar una pequeña cantidad de orina
  • Orina turbia o con sangre
  • Fiebre
  • Pérdida de control de la vejiga, o goteo continuo
  • Aumento en la cantidad y /o frecuencia de la micción
  • Dolor al orinar
  • Orinar en lugares inapropiados
  • Lamido constante del meato urinario
  • Cambios en el apetito o pérdida de peso
  • Dolor de espalda severo-
  • Aumento del consumo de agua

Tratamiento de los cristales en la orina de tu perro

El tratamiento suele depender de los minerales que forman el cristal que provoca el trastorno, algunos pueden llegar a disolverse mediante fármacos, un manejo nutricional específico, aumento de la ingesta del agua y modificación del pH de la orina.

Si los cristales ya han alcanzado la envergadura de cálculos o por su composición no es posible disolverlos, el veterinario le informará sobre la opción de extraerlos mediante la cirugía.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

orina

Este artículo es informativo, solo los profesionales veterinarios tienen la facultad de establecer diagnósticos y prescribir tratamientos. Te recomendamos que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier síntoma. 

Si tienes un cachorro, sigue en Instagram todos nuestros artículos y consejos para su salud, educación y bienestar.

Instagram de Arion: @arionpetfoodspain

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete por RSS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *