8 cuidados de tu carlino

carlino

El carlino o pug es uno de los perros más conocidos del mundo, miles de familias comparten su vida con este perro de pequeño tamaño pero poderosa apariencia, hocico corto, característica máscara negra, enormes ojos y un carisma arrebatador. Su morfología braquicéfala está íntimamente ligada a algunos aspectos relacionados con su respiración, digestión o el tipo de ejercicio más adecuado. Estos son algunos de los cuidados específicos que necesitará para mantener su salud y bienestar.

1 Todos los nombres del carlino

Esta peculiar raza no se conoce con el mismo nombre en todo el mundo; en sus inicios en China era llamado `foo´; en los países de habla inglesa se le denomina `pug´, una palabra que puede proceder de `pugg´ que en inglés antiguo es un término afectuoso para nombrar a un compañero pequeño y divertido.

El vocablo `carlino´ tiene su origen en Francia, en honor Carlo Antonio Bertinazzi, un célebre actor italiano del siglo XVIII, conocido como `Carlin´, que en sus representaciones interpretaba a Arlequín, con un antifaz negro que recordaba a la típica máscara de los perros de esta raza.

En Alemania y otros países centroeuropeos es conocido como `mops´, en Holanda, por ejemplo, se le llama familiarmente como `mopshond´ (`perro gruñón´, por sus ronquidos). Su nombre oficial en español, según indica la F.C.I. es `doguillo´.

2 `Mucho en poco´, la frase que define al carlino

Al hablar de esta popular raza es imprescindible mencionar la cita latina `multum in parvo´ (mucho en poco), el eslogan `oficial´ que sintetiza su apariencia. En efecto, estamos ante un pequeño molosoide, un perro de pequeña envergadura (el peso ideal marcado en su estándar oficial FCI es entre 6,3 y 8,1 kg) pero que transmite una sensación de fortaleza, y `sustancia´, debidas a su anatomía compacta y a su poderosa musculatura. Su cuerpo es más bien cuadrado, no alargado, con extremidades bien proporcionadas, ni paticorto ni patilargo.

Si quieres saber más sobre el estándar del carlino, puedes consultar aquí

3 Los ojos y las arrugas de la cara del carlino, necesitan atención

La cabeza es la seña distintiva de esta raza, es grande en relación al tamaño del perro, con profundas arrugas que enmarcan su hocico corto y sus enormes y elocuentes ojos, que son vulnerables, y propensos a sufrir úlceras corneales tanto al rozarse con objetos (por ejemplo, con la corteza de un árbol cuando orinan o con hierbas altas en el campo), y por los pelitos de los pliegues faciales próximos a las cuencas oculares. Es importante revisarlos regularmente, para detectar arañazos en la córnea y actuar tempranamente.

Las arrugas faciales también requieren cierta atención, para mantener esos pliegues limpios y secos.

4 La respiración del carlino y su escasa tolerancia al calor

El cráneo del carlino es compacto y el hocico es corto, lo que condiciona su sistema respiratorio superior; por ello es muy importante que el propietario tenga en cuenta que dada esta morfología braquicéfala (el carlino es un perro chato), el `paso de respiración´ es más corto que el de los perros con hocicos largos, por tanto son muy susceptibles a tener problemas respiratorios y a no poder equilibrar su temperatura corporal mediante el jadeo con rapidez cuando hace calor y humedad, por lo tanto se `sobrecalientan´ (al igual que ocurre con todos los perros braquicéfalos), hay que prestar atención a estos signos:

  • respiración ruidosa, rápida o nerviosa,
  • babeo,
  • aumento del ritmo cardíaco
  • evidente incomodidad del perro
  • desorientación o `cara de pánico´,

pues nos indican que el perro está próximo o padeciendo un golpe de calor.

En reposo, un carlino puede hacer diversos ruidos respiratorios, que pueden variar de leves a severos, como gruñiditos, resoplidos, sibilancias y sus inconfundibles ronquidos,

Como todos los perros braquicéfalos, cuando un carlino se `emociona´ demasiado, esta efusividad lleva inherente un jadeo excesivo que no es preocupante si está en un ambiente fresco y en casa, y si esa sobreexcitación es solo momentánea.

El carlino necesita pues, atención en verano para mantenerle fresco y tranquilo en casa, en un lugar bien ventilado, dando paseos cortos en las horas menos calurosas del día.

carlino

5 Las flatulencias del carlino

El hocico chato también influye en la forma de comer del carlino y en la formación de gases, dado que cuando ingieren el alimento suelen tragar aire que pasa hacia el estómago y el intestino, y es expulsado en forma de flatulencia, además los carlinos son entusiastas comedores, y suelen hacerlo voraz y rápidamente. Para minimizar este problema es importante que su pienso sea de excelente calidad y alta digestibilidad, y dividir su ración diaria de pienso en varias tomas e intentar que se acostumbre a comer despacio, que no es tarea fácil.

6 El carlino tiene tendencia a la obesidad

La alimentación del carlino es un asunto importante, ya que se trata de un perro glotón por naturaleza, que disfruta comiendo a todas horas. Es importante instaurar buenos hábitos alimentarios desde que es un cachorro, ya que es una raza propensa al sobrepeso y a la obesidad, especialmente si su vida es sedentaria, ya que además es un perro que ama las largas siestas.

7 El ejercicio del carlino

A causa de su morfología braquicéfala no es conveniente el ejercicio intenso y prolongado, pero sí debe realizar paseos cortos y frecuentes para mantenerle en forma, además dado su carácter extrovertido y amistoso, un rato de juego con otros perros le ayudará a ejercitar sus músculos. También es conveniente promover juegos en casa, para ejercitarle en el hogar, si hace mucho calor en el exterior.

carlino

8 Carácter y educación del carlino

Una de las razones por las que es un perro tan querido en todo el mundo es el encanto de su temperamento. El carlino es muy cariñoso, alegre y juguetón con todos los miembros de su familia, cuya compañía es lo más preciado para él, (no lleva bien la soledad). Se puede decir que es un perro realmente simpático y expresivo en sus afectos, sin ser ladrador. Suele ser sociable y amistoso con sus congéneres. Es inteligente y aprende con facilidad, aunque puede mostrarse algo terco (no siempre `verá conveniente´ acudir cuando le llames) y dominante en ocasiones, por lo que conviene ser perseverantes en su socialización y educación.

Siempre alerta, correrá presto a la puerta de casa en cuanto oiga el timbre, en un primer momento puede mostrarse indiferente a los extraños, pero responderá encantado en cuanto le dediquen su atención. Sus incondicionales definen su particular temperamento como `el carisma del carlino´.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Si tienes un cachorro, sigue en Instagram todos nuestros artículos y consejos para su salud, educación y bienestar. Instagram de Arion: @arionpetfoodspain

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete por RSS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *