5 señales de que tu perro puede tener artritis

La artritis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que cursa con dolor y provoca dificultades en la movilidad, siendo una de las causas más comunes de dolor crónico en los perros: si es intenso y no se trata adecuadamente, el perro verá mermada su calidad de vida. Es una patología bastante frecuente, y tanto el sobrepeso como el propio envejecimiento del perro son factores de riesgo.

¿Qué es la artritis?

Se trata de una enfermedad irreversible, progresiva y degenerativa que produce daño en las articulaciones y destrucción del cartílago articular. Las principales características de esta condición, que resulta dolorosa y debilitante,  incluyen a menudo la destrucción del cartílago, engrosamiento del hueso subcondral, inflamación, formación de osteofitos o remodelación articular, además de cambios en los tejidos blandos circundantes. Como síntomas veremos dolor, inflamación, movilidad articular limitada, en ocasiones crepitación y derrame articular. Como consecuencia, es frecuente que el perro adopte posturas compensatorias para evitar el uso de la articulación afectada.

1 ¿Tu perro está obeso? Es un serio riesgo para desarrollar artritis

El exceso de peso sobrecarga las articulaciones del perro. La comunidad veterinaria apunta al incremento de la obesidad  como una de las causas principales del incremento de esta enfermedad en la población canina: uno de cada cinco perros presenta ya esta patología según la Arthritis Foundation.

Estos son los beneficios de una alimentación adecuada para perros están en esta situación:

-El control de peso para reducir el estrés físico en las articulaciones y evitar sobrecargar los cartílagos.

-La acción de ácidos grasos omega3 aportados en su pienso, para ayudar a reducir la inflamación y mitigar el dolor. La analgesia es muy importante en procesos articulares ya que mejora la movilidad al reducir el dolor y ello previene la pérdida de masa muscular, con lo cual la articulación se mantiene más estable y se retarda su degeneración.

-El aporte de nutrientes como la glucosamina y el sulfato de condroitina en su pienso para promover la salud del cartílago articular.

-Nutrientes antioxidantes aportados en su pienso como por ejemplo la astaxantina, carotenoide presente en animales marinos y las vitaminas E y C, para ayudar a minimizar el daño de los radicales libres.

Ver también: Los perros obesos viven menos

2 ¿Le cuesta subir escaleras o subirse al sofá?

Si observas que cada vez le cuesta más realizar acciones cotidianas que le resultaban «normales» como subir o bajar escaleras, o dar un pequeño brinco para encaramarse al sofá o subir al coche, sería conveniente realizarle un chequeo veterinario.

Ver también

Tu perro ¿tiene problemas de movilidad?

 

3 ¿Tu perro cojea?

La cojera puede ser más evidente al comenzar a caminar, cuando el perro todavía no ha calentado. El hecho de sufrir dolor en una extremidad puede hacer que se sobrecarguen las restantes, al utilizarlas más para compensar el dolor en la afectada.

4 ¿Ya lo le apetece el paseo?, ¿le cuesta levantarse?

Si notas que muestra renuencia a pasear, se fatiga mucho recorriendo distancias cortas, se tumba o se sienta durante el paseo y le cuesta levantarse, o lo que más le apetece es estar tumbado y quieto, presta atención, ya que el dolor que causa la artritis, agota al perro.

5 ¿Ha cambiado su carácter o comportamiento?

El dolor y la incomodidad que provoca esta enfermedad puede hacer que tu perro modifique sus rutinas y se muestre irritable, tenga menos ganas de jugar, no permita que le toques las extremidades afectadas, exprese su dolor con vocalizaciones, le cueste encontrar una postura cómoda para descansar o pierda el apetito.

El tratamiento de la artritis

Dado que la artritis es una enfermedad degenerativa, existe un enfoque multifactorial para que el perro afectado tenga una gran calidad de vida. Generalmente, la gestión estándar de artritis se centra en el control de peso, ejercicio específico, fisioterapia y medicación analgésica y/o antinflamatoria, siempre tras un diagnóstico, prescripción y control veterinario, dependiendo del grado de la artritis y del estado fisiológico de cada perro. Este enfoque es principalmente paliativo, centrándose en el control del dolor en las articulaciones, mejorar la movilidad, y disminuir la degeneración articular.

Ayudar en casa al perro con artritis

Además, en casa también podemos facilitarle mucho la vida al perro con artritis con sencillos gestos como:

-Proporcionarle una cama especialmente diseñada para perros con artritis, son de fácil acceso para él y le facilitan un óptimo descanso.

-Existen rampas especiales que puedes ubicar en diferentes lugares de la casa, para subir y bajar cómodamente.

-Si es suelo de casa es resbaladizo, colocar alguna alfombra, moqueta o toalla le ayudará a caminar seguro y evitará accidentes.

-Colocar su comedero y bebedero a una altura adecuada.

-Protegerle del frío y de la humedad.

-Respetar sus momentos de descanso y no forzarle a correr o jugar como antes, pide consejo a tu veterinario sobre el tipo de ejercicio ligero que es conveniente que realice para no perder masa muscular.

Este artículo es informativo, solo los profesionales veterinarios tienen la facultad de establecer diagnósticos y prescribir tratamientos. Te recomendamos que lleves a tu perro al veterinario en el caso de que presente cualquier síntoma. 

Si tienes un cachorro o un perro adulto, sigue en Instagram todos nuestros artículos y consejos para su salud, educación y bienestar.

Instagram de Arion: @arionpetfoodspain

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Suscríbete a nuestro blog

Loading

Suscríbete por RSS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.