Un pienso de calidad

La calidad de un pienso para mascotas tiene que abarcar todo el proceso de la cadena de producción, es decir, desde la compra de los ingredientes hasta el consumidor final, nuestro perro o nuestro gato.

Los proveedores de carne, pescado, cereales y demás ingredientes, obligatoriamente, deben estar contrastados. Por eso es muy importante tener un protocolo de homologación de proveedores, para poder garantizar que sean de confianza y mantengan una regularidad en la calidad de dichas materias primas. La selección de los suministradores se realiza en base a especificaciones que hacen referencia a las características bacteriológicas del ingrediente, su correcto procesado, calidad nutricional y digestibilidad.

Antes de la descarga de las materias primas, mediante análisis, se ha de comprobar que se cumplen los requisitos deseados. Se miden niveles de proteína, grasa y otros nutrientes. En este sentido, es básico el análisis por espectroscopia de infrarrojos cercanos (NIR’s), puesto que va a ser la única herramienta que nos permita poder hacer esto de una forma ágil.

Las líneas de producción han de estar totalmente automatizadas, lo que va a asegurar una dosificación precisa de los ingredientes, eliminando de esa manera el riesgo de error humano. Además, estas líneas deben ser mantenidas y limpiadas periódicamente, con lo que se podrá evitar el riesgo de contaminaciones por bacterias u hongos.

La fórmula ha de ser equilibrada y adaptada a las especificaciones nutricionales para las que el pienso está indicado. Estas especificaciones, y las cantidades mínimas de cada nutriente para cada edad y estado fisiológico de la vida de nuestro perro o gato, deben estar en línea con las recomendaciones nutricionales de la FEDIAF. Estas siglas se corresponden a la European Pet Food Industry Federation, la Federación de la Industria Europea de Alimentos para Mascotas, que establece los niveles mínimos de nutrientes para perros y gatos en distintas etapas vitales, también la concentración energética recomendada y los niveles máximos para ciertas sustancias.

La frase completo y equilibrado que vemos en los envases de los piensos, significa que éste contiene todos los nutrientes esenciales y en las cantidades adecuadas para cubrir los requerimientos nutricionales, a la vez que calóricos, de la mascota y que, como decíamos anteriormente, está diseñado para la edad y estado fisiológico.

Como ya hemos comentado en anteriores entradas, las necesidades nutricionales de los gatos y los perros son diferentes a los de los seres humanos. Cualquier error en la alimentación puede tener consecuencias graves en su salud. Una dieta mal equilibrada, mal formulada o de mala calidad puede producir trastornos digestivos o metabólicos que afectarán a su calidad de vida.

Por lo tanto, además del diseño nutricional, una dieta equilibrada se logra a través de una dosificación precisa de los distintos ingredientes; la carne, el pescado, los cereales y otros. De esa manera se satisfarán las necesidades en términos de aminoácidos, hidratos de carbono, proteínas, minerales, oligoelementos y vitaminas. Además, hay que tener en cuenta que los requerimientos nutricionales de un animal variarán de acuerdo a su tamaño, edad, actividad y etapa vital. Un perro de caza no se alimenta de la misma forma que un perro de compañía, o un cachorro no tiene las mismas necesidades que un animal senior.

Las raciones diarias recomendadas se adaptan a estas necesidades. Como alimentación completa no es necesaria la combinación con otros alimentos o la suplementación de ningún tipo pues, al fabricarse en base a una formulación equilibrada, contiene todos los componentes adecuados en las proporciones prescritas para una correcta nutrición.

Los fabricantes preocupados por la calidad final de sus productos siguen los estándares más exigentes de las normas de calidad y aseguran el control de sus productos finales mediante sistemas de control de calidad en proceso y análisis de producto acabado, para que nuestros perros y gatos, como consumidores finales, lleven una vida saludable.

http://www.fediaf.org/self-regulation/nutrition/

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *