Un masaje para mi perro

El masaje es una parte muy importante en el tratamiento en fisioterapia veterinaria y medicina deportiva canina.

Existen varias técnicas muy fáciles de aprender y que, en algunos casos, pueden realizarse incluso por el propietario en su domicilio.

¿Cuáles son los efectos del masaje?

  • Rompe el círculo vicioso del dolor y tensión muscular
  • Aumenta el flujo sanguíneo
  • Mejora el suministro de oxígeno y la eliminación de  metabolitos residuales
  • Estimula la liberación de endorfinas, por lo que alivia el dolor
  • Acelera la recuperación muscular
  • Mejora la circulación
  • Moviliza las adherencias
  • Favorece la relajación mental y física

El masaje puede aplicarse para tratar multitud de patologías y, básicamente, su indicación es aliviar la tensión muscular y fascial que aparece como consecuencia de diferentes trastornos en columna vertebral y articulaciones. También está indicado tras cirugías, para prevenir la aparición de adherencias, traumatismos y dolencias neurológicas. No debemos olvidar su importancia en perros deportistas, pues prepara al músculo para el esfuerzo y lo recupera rápidamente en la fase de enfriamiento.

Como toda terapia, también cuenta con contraindicaciones como inflamaciones, tumores o infecciones.

Existen diferentes técnicas para realizar los masajes, utilizándose la fricción, el golpeteo, la agitación, amasamientos, la presión circular, palmoteo, etc. todas ellas con una indicación específica. Se pueden realizar a distintos niveles, superficial o profundo, según el efecto deseado.

Es muy importante que el paciente se encuentre relajado antes de comenzar la sesión, y el lugar o la sala disfrute de un ambiente tranquilo. Siempre que sea posible, se aplicará calor antes de comenzar el masaje como calentamiento y para aumentar su eficacia. Al terminar, en lugar de dejar que el perro se levante inmediatamente es conveniente que repose unos minutos antes de finalizar la sesión.

Los masajes han de ser aplicados siempre por veterinarios especializados en fisioterapia, pero en ocasiones y en determinados casos, el propietario puede ser instruido para realizarlos en casa y acelerar el proceso de curación o aliviar ciertas dolencias.

Fuente: Bárbara Bockstahler, David Levine, Darryl Millis,  Fisioterapia en perros y gatos

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *