Tu perro practica ejercicio ¿anaeróbico o aeróbico?

Tu perro practica ejercicio ¿anaeróbico o aeróbico?

Los perros que practican deportes o trabajo deportivo requieren una serie de cuidados especiales, propios de los atletas. Esto significa que necesitarán fisioterapia, estiramientos, masajes, una planificación de los entrenamientos y, por supuesto, seleccionar un alimento específico que satisfaga sus altas demandas energéticas, favorezca su rendimiento y promueva su salud. Por ello es fundamental conocer las diferencias existentes entre el ejercicio de tipo anaeróbico y el de tipo aeróbico.

Vamos a tratar las características metabólicas de ambos tipos de ejercicio, pero debemos tener en cuenta que, aunque en cualquier tipo de deporte canino siempre se dan fases aeróbicas y anaeróbicas, una de ellas siempre predomina de forma notable, por lo que solemos clasificarlos en aeróbicos y anaeróbicos. Un ejemplo sería en una carrera de Mushing de larga distancia, deporte aeróbico (de resistencia) por antonomasia, un corto sprint para adelantar otro tiro constituiría un lapso anaeróbico dentro de la pauta general de aerobiosis de esta disciplina.

1. Ejercicio anaeróbico: intenso pero breve.
Entendemos por ejercicio anaeróbico aquel en el que el esfuerzo físico es muy intenso y se realiza en un corto periodo de tiempo. Aquí estarían encuadrados el Agility, el Flyball y el DiscDog, que son deportes explosivos en los que la velocidad, las carreras cortas y los saltos son los protagonistas, con cambios bruscos de ritmo e impactos fuertes. En estas disciplinas el esfuerzo del perro es muy potente pero breve.

Una fuente de energía rápida: los carbohidratos
A pesar de lo que pueda parecer cuando vemos estos espectaculares deportes, el desgaste energético del perro no es excesivo, ya que el esfuerzo se concentra en apenas unos minutos, o menos, por lo tanto necesitan una fuente de energía principal rápida y de excelente digestibilidad.

Tu perro practica ejercicio. ¿Anaeróbico o aeróbico?

Para los perros que practican estos deportes no es necesario utilizar un pienso rico en grasa, (los denominados “alta energía”), ya que la fuente de energía ideal es la que proviene de los hidratos de carbono, la energía aportada por estos se acumula en el organismo en forma de glucógeno en el hígado y en los músculos. Cuando un perro realiza un ejercicio explosivo de tipo anaeróbico la energía se obtiene a través del glucógeno muscular. Cuando este se agota, si el ejercicio se repite varias veces, se libera glucógeno hepático hacia el torrente sanguíneo para reponer el glucógeno muscular consumido.

Para conocer la importancia de los carbohidratos consulta este post 

anaeróbico, aeróbico

2. Ejercicio aeróbico: resistencia prolongada.
En el ejercicio aeróbico, sin embargo la actividad es de “baja intensidad” pero continuada en el tiempo. Aquí reseñaríamos deportes o actividades como el trote, el running, las carreras de larga distancia de Mushing o el Canicross, es decir, disciplinas en las que la resistencia es la clave del esfuerzo.

Una fuente de energía constante: las grasas
En estos deportes las grasas constituyen el combustible principal para el organismo del perro (un gramo de grasa contiene más del doble de calorías que un gramo de proteínas o de carbohidratos), ya que la energía se obtiene por procesos aeróbicos mediante el metabolismo de los ácidos grasos libres procedentes del músculo y de diferentes tejidos, (si aumentara la intensidad del ejercicio, llegará un momento en que esta situación cambia y los hidratos de carbono pasan a ser la fuente de energía más importante).

El aporte de una pienso rico en grasa de excelente digestibilidad durante el esfuerzo físico ejerce efectos metabólicos beneficiosos, pues mejora la capacidad de utilizar los ácidos grasos para obtener energía, mejorando así la resistencia de los perros

Un pienso con un elevado contenido en grasa será la mejor opción para perros que realicen un trabajo de resistencia, pero mantener una reserva adecuada de glucógeno (a través del aporte de carbohidratos) también es importante a la hora de hacer ejercicio, porque si se agotan sus reservas aparece la fatiga muscular y una bajada en el rendimiento, además el glucógeno es necesario para el metabolismo de las grasas durante la fase aeróbica. Los alimentos altos en grasas formulados para los perros que practican actividades de resistencia no solo preparan el músculo para la movilización y la utilización de los ácidos grasos como energía, sino que ahorran glucógeno y ayudan a prolongar su utilización durante el ejercicio.

Si quieres conocer más sobre las fuentes de energía que necesitan los perros pincha aquí 

04-TITANIUM PRO 600X120

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *