Mi perro me pide comida cuando comemos

La costumbre de pedir comida en la mesa, aun cuando nunca la hayamos propiciado, parece algo innato en la mayoría de los perros, y muchos propietarios han tenido que manejar este comportamiento en algún momento de su convivencia con el perro, cuando no todos los días a la hora de la comida o de la cena. La solución es sencilla, si somos capaces de no “sucumbir” a su insistencia.

La firmeza es la clave: no ceder nunca.
Lo único importante a la hora de enseñar a tu perro a no pedir comida en la mesa es no dársela jamás. Parece algo muy obvio, pero no existe otro método, ni “fórmula mágica” para conseguirlo. Si nunca le hemos dado ni un trocito de pan, por ejemplo, el perro no generará la expectativa de recibir, y se mantendrá indiferente en el momento en el que nos sentamos a la mesa, en familia, con invitados o solos. Incluso en la cocina, cuando la preparamos.

Parece algo muy sencillo, pero como veremos suele resultar muy difícil de aplicar y antes o después haremos alguna excepción que nos conducirá, irremediablemente a la “casilla de salida”.

El consenso entre toda la familia
Todos los miembros de la familia deben ser consistentes y firmes a la hora de mantener esta regla; es muy frecuente que algunos les den comida desde la mesa (aunque sea un poco a escondidas) y otros no, con lo que el perro detectará rápidamente a las personas más proclives a ceder a sus deseos y será a ellas a las que les pida insistentemente. A veces, hasta la persona más inmutable puede darle algo, pensando que así habrá paz y el perro dejará de pedir: no lo hagamos, ellos nunca cejan en su empeño.

Rutinas que ayudan
Se suele pensar que nosotros debemos comer primero y el perro después, para mantener una posición de “liderazgo” , sin embargo suele resultar más eficaz manejar esta situación con el perro ya saciado con su comida. Además, con este hábito, muchos propietarios se sienten “menos culpables” a la hora de no darle nada de comer en la mesa, puesto que su compañero ya ha comido, con lo que su conducta de firmeza se puede ver reforzada, y es más fácil no claudicar ante esos “ojitos lastimeros” y su exhibición de zalamerías.

Se puede mantener al perro alejado del lugar en el que comemos, en otra habitación o en el jardín, sin embargo esto es una solución útil a muy corto plazo y un tanto ficticia, ya que lo mejor es que los perros conozcan y convivan con todas las costumbres de la casa, y reciban una correcta educación que les proporcione seguridad y tranquilidad. Así, si nos vamos con ellos de vacaciones o de paseo, por ejemplo, y queremos comer o tomar algo en su presencia ya estará acostumbrado a esta situación y se sabrá comportar perfectamente.

Puede resultar útil establecer algunas pautas como estas:

– No permitir que el perro esté alrededor de la mesa mientras comemos. En el caso de los perros más insistentes o “ansiosos” ni siquiera cuando la estemos poniendo.

– No prestarle atención mientras comemos, ni hacerle mimos ni jugar con él.

– Intentar que él tenga “su sitio”, coloquemos su mantita o colchón a nuestra vista pero un poco alejado de la mesa, y procuremos que permanezca allí tranquilo mientras la familia come. Al principio se levantará y vendrá inevitablemente a curiosear, le diremos “no” y lo volveremos a dirigir a su lugar, y si se queda allí, le felicitaremos (con caricias, sin darle nada de nuestra comida) y volveremos a la mesa.

– No nos pongamos a comer o a cenar nada más llegar a casa, a veces pedir comida es solo una conducta para llamar nuestra atención en el momento del encuentro con nuestro perro. Jugar un rato con él y dedicarle su tiempo antes de comer nosotros, es importante.

Tener un perro que pide comida de la mesa, se sube a nuestras rodillas o a la de nuestros invitados, ladra, gruñe o no para de moverse debajo de los comensales es un gran inconveniente en la vida diaria; también es perjudicial para el propio bienestar emocional del perro, ya que representa momentos de ansiedad y desasosiego para él.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *