¿Se aburren los perros y los gatos del pienso?

Todos hemos oído que a los perros y gatos hay que cambiarles de alimento periódicamente o que se “aburren” de su dieta habitual. ¿Es esto cierto? ¿Se aburren nuestras mascotas de comer siempre lo mismo?
Los perros y los gatos comen exclusivamente para satisfacer sus requerimientos nutricionales y energéticos. Actualmente, han sido capaces de adaptarse a un régimen de alimentación determinado, con una frecuencia también determinada.
Hemos de elegirles una dieta adecuada a sus necesidades energéticas y nutricionales según su edad, su nivel de actividad, estado reproductivo y su salud. El alimento ha de ser de alta calidad y aportar todos los nutrientes esenciales en la cantidad adecuada y equilibrada. También suministrará la energía suficiente para las funciones de mantenimiento y, en su caso, de crecimiento.
Buscaremos un pienso que les resulte apetecible y aceptable por ser su alimento principal. También la forma y textura de la croqueta les deben resultar atractivas y fáciles de masticar e ingerir.
El suministrar el mismo pienso a largo plazo facilitará la función gastrointestinal y generará heces regulares, firmes y bien formadas.
Pero la pregunta que siempre nos hacemos ¿se aburrirá nuestra mascota si lo alimentamos siempre con la misma dieta? La respuesta es no. El aburrimiento hacia los alimentos es una característica humana. Los perros y los gatos son animales de costumbres y, por lo general, están contentos con un solo alimento. Ellos poseen solo una pequeña fracción del número de papilas gustativas si los comparamos con los humanos, por lo cual no anhelan la variedad. Además, sus sistemas digestivos son cortos, con lo que cambios bruscos o constantes en la dieta pueden producir trastornos. Otro motivo por el cual no es conveniente acostumbrarlos a cambios frecuentes en su alimentación es que podemos convertirlos en animales caprichosos.
¿Debemos entonces variar su alimentación? Siempre y cuando ésta se base en una dieta completa y equilibrada no es necesario en absoluto, a excepción del cambio de dieta que acompañe a cada estado vital de nuestro perro o gato. ¡Esto no quiere decir que nos olvidemos de alguna golosina de vez en cuando!

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *