Running con tu perro

Si eres un fan de este deporte y tienes un perro ¿qué mejor compañía para compartir este momento tan especial? En principio cualquier perro con unas condiciones físicas y morfológicas adecuadas para el esfuerzo y con un estado fisiológico óptimo puede practicar running. Pero existen ciertos factores a tener en cuenta antes de calzarse las zapatillas, coger la correa y salir a la calle. Te los explicamos aquí.

1. El perro adecuado:
Si quieres practicar running con tu perro, en general no es aconsejable que los perros menores de un año lo practiquen. Los cachorros están en plena fase de crecimiento y desarrollo de sus músculos y sus huesos, y no es conveniente que el ejercicio intenso interfiera en esta fase de consolidación ósea.

Para los perros de anatomía braquicefálica (de hocico corto) y extremidades también cortitas, es mejor buscar otra opción para ejercitarles de forma más suave (como paseos o juegos), ya que toleran peor este exigente esfuerzo y pueden presentar problemas respiratorios.

2. Chequeo veterinario
Antes de compartir carrera con tu mejor amigo debes asegurarte que se encuentra en perfecto estado de salud: indispensable pues un chequeo veterinario que te confirmará si todo está en orden por dentro y por fuera.

3. Entrenamiento progresivo: saber cuándo hay que parar
Como siempre que practicamos algún tipo de deporte o actividad física con nuestro perro hay que ir entrenando poco a poco, dosificando el esfuerzo e incrementando la longitud del recorrido progresivamente. Comenzaremos por sesiones cortas y paulatinamente aumentaremos la distancia o la intensidad del paso, y lo más importante, regulando los tiempos de descanso para limitar el riesgo de lesiones y evitarle sobreesfuerzos que podrían tener graves consecuencias. Tu perro te seguiría corriendo al fin del mundo, pero es tu responsabilidad detectar cuando está cansado -o si notas algo raro-, y proporcionarle el reposo necesario antes de reemprender la marcha o detenerla definitivamente. El running debe ser una actividad placentera para tu mascota, como un juego, y nunca se le debe forzar.

running con tu perro

4. Atención a las altas temperaturas y al terreno
Cuando se acerca el periodo estival es vital seleccionar el horario en que se va a “runnear”: a primera hora de la mañana o a última de la tarde, evitando así las horas de mayor calor ¡no corráis a pleno solazo!, que son extremadamente peligrosas para el ejercicio, aproximadamente a más de unos 20º hay que tener mucho cuidado. Si salimos a correr por la ciudad, no olvidéis prestar atención a las almohadillas plantares: el asfalto o la acera estará caliente y estas superficies pueden resultar abrasivas. La tierra seca y dura o la nieve también pueden deteriorar estas zonas. Si es necesario, en el mercado existen productos especiales para proteger, endurecer y cuidar las almohadillas contra los roces e irritaciones.

5. Hidratación y alimentación: Lleva contigo agua y un recipiente adecuado para poder hidratarle, pero eso sí no hay que ofrecérsela cuando esté en pleno esfuerzo, mejor esperar a que deje de jadear (unos 20 minutos mínimo) para ofrecerle pequeños volúmenes de agua. La ingesta brusca de agua fría o abundante tras el ejercicio puede desencadenar problemas de índole digestivo como la temida torsión de estómago

Nunca se debe correr con el perro “recién comido” y el estómago lleno, al igual que un atleta humano, hay que controlar su alimentación y sus dosis diarias de pienso. Por regla general, y dependiendo de cada perro y del ejercicio que vaya a realizar, la ingesta de alimento se debe realizar mínimo tres horas antes o tres horas después del ejercicio, en los perros de gran tamaño es mejor consultar con vuestro veterinario.

6. Su equipo: No necesitas casi nada para correr y disfrutar con tu perro, sencillamente que lleve un collar o arnés cómodos (con el que pasea habitualmente o uno acolchado que le proteja de los roces) y una correa de unos dos metros aproximadamente, para mantenerle controlado y respetar las normas.

Tras realizar todos estos pasos ya estarás corriendo con tu perro y, aunque no lo sepas, ya está practicando canicross. Puede ser bueno que en este momento te plantees el acercarte a un club o a tu federación regional. Ellos, como expertos, te podrán asesorar sobre cuál es la mejor forma de correr juntos, que material es el más apropiado, distancias, frecuencias, etc., de esa manera evitarás problemas de lesiones tanto en ti como en tu perro. Además ¡los dos haréis un montón de amigos nuevos!

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

2 comentarios en “Running con tu perro

  1. Correr sólo engancha, pero hacerlo con tu perro es algo increíble, animo a todo el mundo a iniciarse, pero siempre con responsabilidad y respeto hacia nuestro perrete, que es lo más importante. Por si interesa a alguien y para ampliar este estupendo artículo, dejo enlace al post en mi blog en donde explico algunos puntos importantes para empezar de una manera fiable y segura: https://senbal.com/2016/01/04/el-perro-de-canicross-10-consejos-para-que-tu-perro-corra/https://senbal.com/2016/01/04/el-perro-de-canicross-10-consejos-para-que-tu-perro-corra/

    Fernando Pérez
    SenBal Team

    1. Hola Fernando, muchas gracias por tu interés en nuestro Blog y por compartir con todos nosotros tus valiosos conocimientos a través de tu Blog.
      Te enviamos un saludo muy cordial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *