Recetas de comida para perros, ¿son buenas?

Guiados por las mejores intenciones y trasladando una tendencia nutricional de humanos a los animales de compañía, muchos propietarios deciden cocinar y formular la comida para sus perros, pero ¿es una buena práctica?

En un afán de proporcionar una “alimentación natural” olvidamos que, en la naturaleza, los cánidos salvajes comen casi todas las partes de su presa, incluyendo pequeños huesos, órganos internos y las vísceras con su contenido. Los perros en libertad se alimentan habitualmente de animales, pero también consumen vegetales con frecuencia, sobre todo frutos en otoño y el contenido gástrico e intestinal lleno de materia vegetal de los herbívoros que consumen. Así obtienen todos los nutrientes necesarios para su mantenimiento.

Nosotros en casa ¿somos capaces de emular a la naturaleza y al instinto de nuestros perros? Algunas dietas caseras no hacen un daño directo necesariamente, pero cuidado que otras sí lo provocan. Vamos a repasar a continuación las posibles consecuencias:

Entre los principales efectos nocivos se encuentran los problemas dentales o de encías provocado por la por falta de alimentos duros o alimentos que dejan demasiados residuos.

También la obesidad y la desnutrición, o mejor dicho malnutrición, están a la orden del día. Las deficiencias nutricionales son problemas muy frecuentes que presentan aquellos animales cuyos propietarios pensaron que una dieta casera era la mejor opción para ellos. Por ejemplo, la alimentación a base de carne fresca o cruda, como hemos apuntado ya en otras entradas, constituye no solo un riesgo en cuanto a contaminación bacteriana o parasitaria, sino que altera el metabolismo óseo debido a que constituye una buena fuente de proteína  pero es muy pobre en minerales y favorece un desequilibrio en la relación calcio/fósforo adecuada, lo cual provocará irremediablemente  alteraciones  osteoarticulares en el animal.

No se debe cometer el error de pensar que para cocinar su dieta todo lo que hay que hacer es añadir un poco de verdura o arroz a la carne, más un suplemento multivitamínico y darle yogur de postre que aporte calcio para proporcionar una nutrición óptima que “tenga de todo”. Equilibrar su alimentación es un poco más complejo que todo eso.

Existen recomendaciones específicas según la FEDIAF www.fediaf.org (The European Pet Food Industry Federation) en cuanto a las cantidades máximas y mínimas de nutrientes para animales en diferentes etapas de su vida; crecimiento, mantenimiento y reproducción. ¿Sabemos y podemos nosotros calcular estas cantidades si alimentamos a nuestro perro con dieta casera?, ¿somos capaces de calcular la cantidad de calcio necesaria para un cachorro en crecimiento sin excedernos y perjudicar el metabolismo de otros minerales y su salud articular?, ¿podemos hacer lo mismo con el sodio?, ¿con el zinc?, ¿con la vitamina A?, ¿con los niveles óptimos de proteína, hidratos de carbono y grasas?

 

Definitivamente la respuesta es no. No podemos cumplir con las normas mínimas establecidas.

Especialmente preocupante es el caso de los cachorros, pues es una importante etapa en la vida de un perro en la que se debe promover un correcto desarrollo. Es muy difícil conseguir una dieta nutricionalmente equilibrada y adecuada a un ritmo de crecimiento deseable según su talla final cuando alcance el tamaño adulto.

Algunos ingredientes pueden ser incluso peligrosos para los perros. Una ingestión excesiva de alimentos grasos en los perros puede causar pancreatitis, incluso por una sola ingesta repentina. No olvidemos tampoco que los lácteos causan alteraciones digestivas debido a la intolerancia a la lactosa que presentan los caninos.

En cuanto a los dulces o repostería casera, tampoco carecen de peligros. Tanto el azúcar como los edulcorantes son dañinos  para los perros, por no hablar del chocolate que resulta tóxico para ellos.

Tampoco hemos de pasar por alto que, según la etapa y estilo de vida de nuestro perro, su alimentación no debe ser igual. ¿Cómo la adaptaremos adecuadamente?

Hagamos a nuestro perro un favor, démosles de comer lo que nuestro experto nutricionista o  veterinario recomiende acorde a sus necesidades, una dieta cuya digestibilidad, calidad y biodisponibilidad de los ingredientes sea conocida y adaptada para él. Los perros no son personas ni los propietarios nutricionistas. Si queremos hacer algo saludable por ellos, además de proporcionarle una alimentación equilibrada, llevémoslos a pasear.

 

 

 

 

 

 

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *