¿Qué es la extrusión?

Hoy en día la alimentación de nuestras mascotas a base de dietas comerciales secas, lo que llamamos pienso, es un hecho generalizado. Pero ¿sabemos hacen qué consiste?, ¿qué ventajas nutricionales supone para nuestro amigo?
La fabricación del pienso se lleva a cabo mediante un proceso llamado extrusión, que da lugar a alimentos expandidos. Una vez realizada la fórmula y seleccionados los ingredientes que conformarán el pienso, en base a los criterios nutricionales, son mezclados y con ellos se forma una masa, que es sometida a un proceso de cocción a alta presión y temperatura en una máquina denominada extrusor.
Dentro del extrusor, la masa sigue mezclándose y este movimiento, unido a una temperatura ligeramente superior a los 100°C y a la alta presión, acelera el proceso y provoca que la cocción sea muy rápida. En 20-60 segundos es posible que la mezcla ya esté cocinada. Cuando alcanza el final del extrusor, sale a través de un pequeño orificio o troquel, que le confiere a la croqueta el tamaño y forma deseados.
Como ya hemos comentado en una entrada anterior, los almidones, provenientes de cereales, leguminosas o tubérculos, son imprescindibles para este proceso de expansión y extrusión. Como resultado, se produce la cocción rápida de los almidones, y esto mejora la digestibilidad y palatabilidad del pienso. La gelificación del almidón durante la extrusión forma una matriz que engloba al resto de nutrientes, proteínas y grasas y consigue la típica estructura de la croqueta crujiente que todos conocemos.
Una vez terminado el proceso, se rocía el producto con un líquido que le confiere sabor y potencia su palatabilidad llamado “digest”. Por último, se elimina la humedad con aire en el secador (un sistema tipo túnel de viento vertical con bandejas deslizantes) y ello reduce la humedad del pienso recién hecho a menos del 10 %.
Como ya hemos dicho, este proceso mejora la digestibilidad y palatabilidad del pienso, pero, además, el calor y alta presión esteriliza el producto, y el bajo contenido en humedad ayuda a prevenir el crecimiento de bacterias u hongos. Otra ventaja del alimento seco es que el masticado de las croquetas favorece la prevención de la acumulación de sarro y la consiguiente aparición de enfermedades dentales. Pero la mayor ventaja de los productos extrusionados es su prolongada conservación en condiciones óptimas. Un extrusionado puede mantenerse en perfectas condiciones durante más de año y medio en un envase adecuado.
Ventajas de los alimentos extrusionados:
– Libres de patógenos por estar esterilizados en su elaboración.
– Digestibilidad de los almidones cocinados.
– Conservación prolongada.
– Comodidad de administración y fácil dosificación.
– Muy higiénicos, limpios y no requieren refrigeración una vez abierto el envase.
– Presentación en croquetas crujientes que ayudan a eliminar el sarro.
– Productos deshidratados con menos de un 10% de humedad con alto rendimiento y concentración.
Los alimentos extrusionados son muy concentrados energéticamente y nutricionalmente. Son capaces de cubrir por completo todas las necesidades de perros y gatos. Hay distintas “fórmulas”, adaptadas según los requerimientos específicos del animal por etapa vital o estilo de vida, sin olvidar las líneas específicas que fabrican dietas veterinarias para tratar diferentes patologías o condiciones. Además, son completas en cuanto a vitaminas y minerales se refiere debido a su cuidada formulación.
Gracias a estas características, y a la mejora en palatabilidad y digestibidad debida a la extrusión, siempre y cuando elijamos un producto de calidad y bien formulado, no es necesario administrar cantidades muy grandes de estas dietas para cubrir completamente las necesidades nutricionales de nuestro perro o gato, que se verán beneficiados por su elevado valor nutricional.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *