¿Puede tener gripe mi perro?

Hemos oído hablar de los brotes de gripe que frecuentemente padecen las personas, y seguro que la hemos padecido de más de uno. Pero, ¿puede nuestro perro contraer la gripe?

La respuesta es sí: nuestro perro puede contraer la llamada influenza  canina, una enfermedad vírica que sufren exclusivamente los cánidos. Esta no solo puede hacer que se sientan mal, sino que puede incluso resultar peligrosa para ellos.

¿Cuáles son los síntomas de la gripe en el perro?

Se suelen manifestar en forma de estornudos, mucosidad o tos. Otros síntomas pueden ser cansancio, falta de apetito o fiebre. A veces, puede que no sepamos que  nuestro amigo ha contraído el virus, pues hasta un 20 % de los perros que sufren esta enfermedad no muestran ningún síntoma.

¿Cuál es su gravedad?

En la mayoría de los casos, no hay un riesgo para la vida de nuestro perro. Sin embargo, la influenza canina puede causar una enfermedad más grave que una infección respiratoria promedio. En algunos casos, se corre el riesgo de que se convierta en neumonía. Los cachorros y perros de edad avanzada son más propensos a enfermar gravemente una vez que están infectados.

dog under a blanket on white

¿Cuáles son las probabilidades de infección?

Si están expuestos a ella, cerca del 100 %. Este porcentaje disminuye drásticamente si el animal ha sido vacunado o previamente ha sido infectado.

Esta enfermedad vírica es muy contagiosa. El perro puede contraerla cuando un animal infectado tose o estornuda cerca de él. Dado que el virus también puede vivir en objetos, compartir juguetes podría ser también una forma de contagio. También es posible que nosotros actuemos como reservorios o vectores también, pues el virus puede sobrevivir más de 24 horas sobre nuestra ropa, por ejemplo.

¿Qué perros están en mayor riesgo?

Todas las edades y tamaños de perros tienen el mismo riesgo de contagiarse, si bien cachorros y animales mayores son grupo de riesgo. Perros braquicéfalos como el carlino, bulldog francés o bulldog inglés, debido a la anatomía de su aparato respiratorio, tienen más dificultades a la hora de hacerle frente a la gripe.

¿Pueden las personas contagiarse?

Al tratarse de un virus específico canino, no es posible el contagio interespecie, con lo cual las personas no sufrimos el riesgo de sufrir la misma enfermedad que nuestro amigo.

¿Cuál es el tratamiento?

La mayoría de los perros mejoran en un intervalo de 2 – 3 semanas. En principio se instaurará un tratamiento sintomático. Al igual que los humanos, los perros necesitan reposo y líquidos, además de un lugar tranquilo y a temperatura constante para recuperarse. Si, además de la infección vírica, nuestro perro contrae una infección bacteriana, nuestro veterinario puede prescribir antibióticos como parte del tratamiento.

Si muestra cualquier signo de que está enfermo, es importante mantenerlo alejado de otros perros. Evitar los parques para perros, perreras, o cualquier otro lugar en el que vaya a estar en contacto con otros animales.

¿Cómo se previene?

Un plan de vacunación es imprescindible. Si bien la vacuna no evita el contagio, se minimizan los síntomas de manera drástica una vez contraída la enfermedad, y el sistema inmune de nuestro perro estará en forma para combatir la infección.

En épocas de riesgo, o cuando sospechemos de contagio, es  conveniente mantener a nuestro perro alejado de comunidades caninas para prevenir el riesgo de contraer la infección.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *