Mi perro no viene cuando lo llamo. Los 6 motivos por lo que puede hacerlo

Venir a la llamada es, seguramente, el ejercicio más importante y el que mejor debemos enseñar a  nuestro perro, ya que es esencial que acuda rápidamente a nosotros siempre que lo llamemos, cuando esté suelto; pero los perros son verdaderos expertos “en hacerse los sordos cuando les interesa”, y por más que nos desgañitemos gritando su nombre en el parque, a ellos parece no afectarles lo más mínimo. Además, es uno de los problemas de educación más frecuentes. Así que la pregunta es ¿por qué mi perro no viene cuando lo llamo?

1 No asocia su nombre con algo agradable para él

Lo primero es pensar que el perro tiene que asociar su nombre con algo grato para él, un estímulo positivo, que le motive a ir a tu lado: caricias, recompensas, elogios. Esto es lo primero que habría que practicar en casa, en un espacio controlado, primero con una recompensa siempre que venga, y poco a poco, según lo aprenda y fije ese conocimiento, ya la vamos retirando. Utilizando la coherencia no deberíamos usar su nombre para reñirlo, con que lo hiciéramos solo una vez el perro podría asociar su nombre con algo negativo: “no voy por si me riñen”.

2 Hay momentos en que nosotros no somos lo más importante para el perro

Es típico que se produzca la situación de que el perro esté entretenido y distraído con algo que le gusta (comiendo, olfateando algo, con un juguete o que esté en la compañía de otro perro) y prefiera seguir viviendo esa situación “interesante” para él, que obedecernos y venir cuando le llamamos. Puede que levante la cabeza al oír su nombre, pero siga con lo que está haciendo en ese momento, ajeno a nuestro requerimiento.

3 No lo llames muchas veces si sabes que no va venir

Lo único que aprenderá es que puedes estar media hora llamándole y él  viene solo cuando le apetece. De esta manera, tu perro lo que aprende es a “desobedecer”.

4 No le “desgastes” el nombre

Lo más sencillo y directo suele ser lo que mejor comprende el perro, al menos en los inicios de su educación. Si le llamas por su nombre y ¡viene!, que sea para algo. Llamarlo constantemente solo para tenerlo cerca, puede frustrar a los perros, que deben abandonar lo que estaban haciendo y venir hacia nosotros ¡para nada! La secuencia perfecta sería: lo llamo por su nombre, me presta atención y viene, por algún motivo concreto.

5 Procura que cuando venga, no sea el final del paseo

En muchas ocasiones, los perros no vienen cuando les llamamos, porque ya conocen el desenlace habitual de lo que sucederá después: le ponemos la correa y vamos para casa, ¡se acabó jugar en el parque! Para evitar esta desmotivación, podemos hacer lo siguiente: le llamamos, viene, le felicitamos con caricias y elogios, le ponemos su correa y nos quedamos un ratito más en el parque o donde estemos, jugando con él. Y es importante recordar que si el perro que está suelto corriendo por el campo o el parque, o jugando con otros perros,  viene a tu lado de vez en cuando, de manera espontánea, sin que lo hayas llamado, siempre hay que recompensar esta actitud.

6 Si está suelto y no viene y se trata de una emergencia

Si vemos que el perro suelto corre peligro (va a atravesar una carretera, se va a pelear con otro perro, o cualquier situación de riesgo), hay que mantener la cabeza fría para pensar en una estrategia que le haga regresar lo más rápidamente posible. No hay que hacerlo nunca “chillando” o con gestos de enfado (aunque lo estés) ya que puede asustarse y alejarse todavía más.

Hay que intentar atraer su atención como se pueda en ese momento: diciendo el nombre de una persona conocida que él quiera mucho, enseñándole un juguete, si llevamos alguno, acariciando a otro perro, cogiendo algo del suelo y ofreciéndoselo para que le tiente la curiosidad de ver qué es, haciendo gestos con las manos como si le fuéramos a dar algo de comida, con palabras muy cariñosas, todo con tal de que “se confíe” y venga hacia nosotros. Y sobre todo, nunca hay que dejar al perro suelto si no se está seguro al cien por cien de que va a venir siempre cuando lo llamemos.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *