¿Por qué los perros comen hierba?

Según un  estudio mencionado  por la publicación científica webmd.com, aproximadamente ocho de cada diez perros ingieren hierba, o lo han hecho de manera esporádica, en algún momento de su vida. ¿A qué se debe este comportamiento?

Los cánidos salvajes y el lobo, ancestro natural del perro, no son carnívoros estrictos y ocasionalmente, comen materia vegetal, como bayas y frutos maduros, así como contenido estomacal de las presas herbívoras. Pero hay que destacar que su organismo es incapaz de digerir hierba u otras plantas verdes.

Existe la creencia popular de que los perros ingieren hierba para purgarse cuando padecen trastornos digestivos. Como apuntábamos antes, la realidad es que la hierba es prácticamente indigestible para los perros y, habitualmente, provoca el vómito, lo que erróneamente se asociaba con un alivio de la previa indigestión del animal. En la mayoría de ocasiones la ingestión de hierba se realiza de modo compulsivo, probablemente debido a la textura y el frescor que sienten al masticarla. Luego la indigestibilidad de la celulosa vegetal es precisamente la que provoca la sintomatología gastrointestinal, vómitos e incluso diarrea.

Los perros que viven en entornos urbanos y que salen al campo dos o tres veces al día son más proclives a comer hierba que los que viven habitualmente en entornos rurales con acceso continuado a ella. El aparato digestivo del perro no tiene preestómagos, como el de los rumiantes, ni grandes ciegos en su intestino, como el caso de los caballos y los conejos, por todo ello su digestión de la hierba es nula y, cuando no la vomitan, es expulsada tal cual entró con las heces, provocando a menudo que estas sean blandas e incluso lleguen a diarrea, ya que irrita la mucosa intestinal.

No tiene demasiada importancia que nuestro perro tome hierba de forma esporádica pero, si lo hace de forma compulsiva y frecuentemente, debemos erradicar esta conducta y educarle para que no lo haga, pues de este modo evitaremos las consecuentes alteraciones digestivas.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *