¿Por qué es importante la Taurina para los gatos?

La mayoría de los propietarios de gatos habrá oído que la taurina es muy importante para ellos y, por tanto, debe adicionarse en la cantidad adecuada en las dietas comerciales felinas. Pero, ¿por qué es tan importante para los gatos?
La taurina es un aminoácido esencial para los gatos, derivado del aminoácido azufrado cisteína, que es sintetizado de forma endógena por los carnívoros no felinos, como es el caso del perro. Interviene en muchos aspectos del metabolismo, pero es especialmente importante para la formación de sales biliares, la función de la retina, del miocardio y la normal reproducción en las gatas. Puede almacenarse en miocardio y retina hasta 400 veces más que el nivel que pueda alcanzar en plasma.
Debido a particularidades en el metabolismo hepático de la proteína en los felinos y a la baja actividad de las enzimas encargadas de su síntesis a partir de la cisteína, los gatos no son capaces de sintetizar la cantidad suficiente por sí mismos, como si hacen los perros.
En primer lugar su deficiencia causa una degeneración retiniana central. Sin taurina, o con dietas deficitarias, sus membranas y estructuras sufren alteraciones funcionales que a la larga, y cuando ya el gato presenta una disfunción visual, desembocan en una ceguera irreversible.
Sin cantidades suficientes el gato desarrollará también una cardiomiopatía dilatada, esto es, una disfunción en la función de contracción del corazón.
Estos dos síndromes asociados a una deficiencia de taurina son los que suponen más gravedad y riesgo para la vida de nuestra mascota, pero, como también hemos apuntado, sus funciones digestiva y reproductora también se verán afectadas.
La taurina solo se encuentra en tejidos animales, razón por la cual debemos respetar la condición de que nuestro gato sea carnívoro estricto. Una dieta de calidad, con cantidades suficientes de este aminoácido, y adaptada a ellos asegura una ingesta adecuada. Debemos ser conscientes que no podemos alimentar a nuestros gatos con dietas vegetarianas o con pienso para perros, que como ya hemos apuntado no necesitan incorporar taurina en su dieta, pues ello provocará una deficiencia de taurina y la aparición segura de los síndromes más arriba detallados.
El proceso de extrusión y el tratamiento térmico indispensable para fabricar los alimentos comerciales para gatos, tanto en húmedo como en seco provocan la degradación de gran parte de la taurina contenida en los ingredientes como la carne y el pescado. Por ello es fundamental incluir una dosis extra de taurina añadida en su formulación que asegure un aporte correcto. Los principales organismos que establecen las necesidades nutricionales recomendadas como el NRC, AFFCO www.aafco.org y la FEDIAF www.fediaf.org recomiendan añadir 0,25 g/1000 kcal EM en alimento seco extrusionado y 0,5 g/1000 Kcal EM en alimento húmedo como latas o envases monodosis.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *