Plantas tóxicas para las mascotas

Nos sorprendería saber cuántas plantas domésticas y habituales en nuestros hogares son tóxicas para los perros y los gatos. Sus efectos pueden ir desde un grado de toxicidad leve a ser potencialmente mortales. ¿Cuáles son estas plantas? A continuación enumeramos las diez plantas frecuentes en nuestros hogares o jardines que debemos evitar que sean ingeridas por nuestras mascotas.


Plantas que pueden ser peligrosas para perros y gatos

Los gatos y los perros son susceptibles de sufrir un envenenamiento accidental. En ocasiones, su curiosidad y sus ganas de explorar les pueden llevar a ingerir plantas, o partes de ellas, que son dañinas para su salud.

La reacción a dicha ingestión dependerá de la cantidad ingerida, la variedad específica de la planta y de la especie de animal expuesto. Por tanto, es importante que conozcamos cuáles son estas plantas que pueden resultar peligrosas para nuestras mascotas.

Lirio: insuficiencia renal

Lirio (Lilium spp.): la ingestión de cualquier parte de esta planta puede causar insuficiencia renal completa en 36 – 72 horas. Los primeros síntomas aparecen en un par de horas y pueden incluir la supresión del apetito, letargo y vómitos. Los gatos son especialmente sensibles a la intoxicación por lirios, así que debemos tener mucho cuidado de mantenerlos fuera de su alcance.

Lirio de los valles: arritmia

Lirio de los valles (Convallaria majalis): su ingestión puede causar arritmias cardíacas, vómitos, diarrea, confusión, debilidad, e incluso la muerte.

Anémona: gastritis

Anémona (Anenome y Pulsatilla, la familia Ranunculaceae): es irritante para las membranas mucosas y puede causar ampollas, gastritis hemorrágica, shock, convulsiones y muerte.

Aloe Vera: vómitos

Aloe Vera (familia Liliaceae): son conocidos sus usos terapéuticos, pero ingerida puede provocar vómitos, depresión, diarrea, anorexia, temblores, cambios en el color de la orina.

Amaryllis: muy tóxica

Amaryllis (familia Amaryllidaceaea, incluida Hippeastrum spp.): todas las especies son tóxicas, y especialmente peligrosas para los gatos. Los bulbos son la parte tóxica de la planta. Los síntomas incluyen vómitos, depresión, diarrea, dolor abdominal, hipersalivación, anorexia y temblores.

Narciso: convulsiones

Narciso (Narcissus): vómitos, diarrea. Las grandes ingestiones causan convulsiones, presión arterial baja, temblores y arritmias cardíacas.

Filodendros: ardor intenso

Filodendros: Intenso ardor e irritación de la boca, labios, lengua, babeo excesivo, vómitos, dificultad para tragar.

Árbol de Jade: ataxia

Árbol de Jade (Crassula argentea): vómitos, depresiones, ataxia, frecuencia cardíaca lenta.

Crisantemo: diarrea

Crisantemos: vómitos, diarrea, salivación, falta de coordinación, dermatitis.

Cyclamen: altamente tóxico

Cyclamen (Cyclamen persicum): los tubérculos o rizomas un glucósido altamente tóxico. La ingestión puede causar un exceso de salivación, vómitos, diarrea, alteraciones del ritmo cardíaco, convulsiones o incluso la muerte en algunos casos.

Qué hacer si el perro o el gato ha ingerido alguna de estas plantas

Si sospechamos que nuestra mascota ha ingerido alguna de estas plantas es conveniente que llamemos a nuestro veterinario inmediatamente. No debemos esperar a que aparezcan los síntomas, ya que en algunos casos, esperar a que se manifiesten supone perder un tiempo muy valioso para la salud del animal.
Conociendo la existencia de estas plantas ornamentales, potencialmente peligrosas para nuestros animales, recomendamos consultar esta lista antes de adquirir una de ellas para evitar poner en peligro su salud.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *