Perros de asistencia para niños autistas

Los perros de asistencia o servicio para personas (principalmente niños) con trastornos del Espectro Autista (TEA) están especialmente entrenados en esta importante y delicada tarea con el objetivo de intentar mejorar su calidad de vida, reducir comportamientos que puedan suponer un riesgo para su integridad física, favorecer la relación y la comunicación con sus familiares y con su entorno y ganar independencia en su vida diaria, entre otros beneficios para el paciente que cuenta con la ayuda del perro, también si los beneficios llegan a través de sesiones de terapia con el perro.

Datos de población

Según datos de la Confederación de Autismo de España, y aunque no se cuenta con estudios poblacionales ni censos oficiales, se manejan las cifras de estudios realizados en Europa, que apuntan una prevalencia de aproximadamente un caso de TEA por cada cien nacimientos (Autism-Europe aisbl 2015), y en los últimos años se ha constatado un aumento considerable en los casos detectados y diagnosticados.

El trabajo terapéutico de los perros

La labor de estos perros está siendo poco a poco positivamente valorada por la comunidad científica en todo el mundo, aunque se sigue avanzando para tener estadísticas de sus beneficios terapéuticos. Los pioneros en el entrenamiento de perros para niños autistas fueron los canadienses, hace relativamente poco tiempo: en 1996, los expertos de National Service Dogs en Canadá entregaron por primera vez un perro entrenado para la asistencia a un niño con autismo.

Los perros crean vínculos con los niños con autismo

En las conclusiones del estudio de la doctora Carlisle (Centro de Investigación en Interacción Humano-Animal de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Missouri) y publicados en el Journal Pediatric Nursing, señaló que “los perros que ayudan directamente a niños autistas, actúan como “lubricante social y pueden servir de puente que ayuda a los niños con autismo a comunicarse con compañeros y a partir del perro, crear un vínculo entre dos amigos humanos”. Para este estudo, Carlisle entrevistó a setenta padres de niños con autismo que estaban siendo atendidos en el Thompson Center for Autism and Neurodevelopmental Disorders, de ellos, casi dos tercios eran propietarios de perros.

Los perros disminuyen el estrés de los niños

Otro estudio llevado a cabo por la doctora Sonia Lupien y sus colaboradores de la Universidad de Mc Gill, en Canadá, constató que los niños con autismo experimentan una disminución del nivel de cortisol después de que el perro especialmente entrenado para su asistencia haya entrado a formar parte de la familia. En este trabajo se midieron los niveles de cortisol (la hormona del estrés) de la saliva de cuarenta y dos niños autistas.

Por lo general, la producción de cortisol alcanza un pico treinta minutos después de que la persona se despierte y después, disminuye a lo largo del día. Los niveles de cortisol de los niños se midieron antes, durante y después de que los perros fueran entregados a las familias. El perro estaba especialmente entrenado para ser obediente y permanecer tranquilo incluso en los ambientes más caóticos. (Fuente Argos).

Características de los perros de terapia

Como todos los perros que son seleccionados y entrenados para prestar sus servicios en terapias asistidas o de servicio, se trata de animales sociables, equilibrados, versátiles e inteligentes. Esta entrada te puede interesar.

Los beneficios para los niños

Entre otros, de los que se ha observado:
– Creación de un vínculo con el perro
Disminución del estrés y de la ansiedad al acariciar al perro y ocuparse de él.
Mejora de la concentración y en la atención a medida que el niño interactúa y cuida del perro.
Mejora de las habilidades sociales del niño y mayor confianza en sí mismo.
Reducción de conductas de fuga mediante el anclaje al perro.
– Al gozar de la compañía de su perro, muchos niños se sienten seguros y menos estresados al enfrentarse a nuevos entornos si van acompañados de él.
– El perro favorece las conductas sociales del niño con otras personas, y reduce las conductas de aislamiento: el niño cuenta con un amigo incondicional con el que jugar y relacionarse.
Estímulo de comportamientos sociales y emociones positivas, como la risa.
– Ayuda en la etapa escolar.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

 

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *