Nutrientes básicos para la piel y el pelo de tu perro

El estado general de la piel y el pelaje de nuestro perro son buenos indicadores de su salud. Un pelo sano debe ser brillante y fuerte, no frágil, opaco o quebradizo, y una piel saludable debe ser flexible y limpia, no grasa, escamosa o con lesiones. La nutrición tiene una influencia directa sobre el estado de la piel y el pelo. La carencia de ciertos nutrientes puede provocar trastornos cutáneos, mientras que el aporte de otros componentes en el pienso puede proporcionar decisivos beneficios.

La piel es el órgano más grande del cuerpo, y las células de la piel cambian y se reponen rápidamente. En la mayoría de los perros, la práctica totalidad de la piel está cubierta de pelo que, independientemente del tipo de manto o raza, crece constantemente y muda estacionalmente. Por tanto es un órgano muy “exigente” nutricionalmente, y cualquier desequilibrio alimentario o proporcionar un pienso que no sea de excelente calidad, repercute, además muy rápidamente, en su estado.

Las proteínas, de excelente biodisponibilidad.
Las proteínas son nutrientes esenciales cuando se trata de piel y pelo. Casi una tercera parte de las proteínas que ingiere el perro se van destinadas al mantenimiento de la salud la piel y el pelaje. Especialmente importantes son las que conllevan un aporte significativo de aminoácidos azufrados como la metionina y la cisteína, por su intervención la síntesis de la queratina. Un factor esencial es la calidad y biodisponibilidad de las proteínas. El organismo del perro puede utilizar las proteínas dependiendo de su digestibilidad y de su valor biológico, esto es lo más importante. No todas las proteínas son iguales.

Las proteínas más digestibles son las que se convierten fácilmente en nutrientes “útiles” para el perro y además, dado que contienen todos los aminoácidos esenciales para cubrir las necesidades nutricionales del animal, se les conoce como “proteínas de alta calidad”.

Todo sobre las proteínas

Los oligoelementos, indispensables.
Son elementos minerales que actúan en el organismo en concentraciones muy pequeñas. Intervienen en multitud de reacciones metabólicas. Los más directamente relacionados con la salud de la piel y la calidad del pelaje son el hierro, el zinc y el cobre.

El hierro es un mineral fundamental en el organismo, muy relacionado con el transporte de oxígeno en la sangre que alimenta todos los tejidos.

El zinc es un componente esencial para la síntesis del colágeno y la queratina, un mineral fundamental para favorecer la integridad de la piel y la calidad del pelo. En el caso de animales jóvenes su deficiencia causa retraso en el crecimiento porque es básico para la síntesis de proteínas. Debido a ello aparecerán también lesiones cutáneas, dermatosis, pelo y piel secos y quebradizos, alopecia e hiperqueratinización. Un aporte adecuado de este mineral es su pienso habitual, no hace necesaria la suplementación extra.

La deficiencia de cobre en la alimentación produce pérdida de densidad del pelaje y pobreza en su calidad (está sin brillo y seco).

Los oligolementos interaccionan entre sí en el organismo de nuestro perro, por ejemplo, la absorción del calcio compite con la del zinc. Para favorecer su correcta absorción y aprovechamiento, y por tanto la eficacia de su cometido nutricional, se aportan en el pienso en forma orgánica quelada con aminoácidos, es decir, unido a una molécula proteica que impide que interaccione con otros minerales antagonistas y así se asegura su correcta asimilación en el organismo.

Las “vitaminas de la piel”
El término vitamina A incluye varios compuestos relacionados entre sí: el retinol, el retinal y el ácido retinoico, siendo el retinol el de mayor actividad biológica. Interviene en multitud de funciones del organismo, en lo referente a la piel, interviene en el mantenimiento de los epitelios, y en su conservación. Su carencia altera el desarrollo de nuevas células epiteliales, pues no se pueden formar células maduras, y se compromete también la producción de mucosidad secretada por determinado tipo de ellas. Se sustituirán las células epiteliales normales por células de tipo escamoso, queratinizadas.

La vitamina E engloba un grupo de compuestos llamados tocoferoles, de los cuales el alfa-tocoferol es el que encontraremos en el pienso de nuestro perro. Es un potente antioxidante natural, evitando la oxidación de las grasas, esta función es muy importante para preservar la integridad de las membranas celulares. Su déficit puede provocar alteraciones cutáneas como seborrea seca, alopecia o enrojecimiento.

Las vitaminas del grupo B son hidrosolubles y están implicadas en el metabolismo energético y en la síntesis de tejidos. La biotina es una vitamina del complejo B, concretamente vitamina B7, aunque popularmente es conocida como vitamina H. Una de sus principales funciones es el mantenimiento de la piel, las mucosas y el pelaje. Su carencia provoca sequedad cutánea, picores, descamación,  pelo seco, sin lustre y quebradizo.

Los ácidos grasos omega3 protegen
Los ácidos grasos son un tipo específico de grasas poliinsaturadas. Los perros pueden producir algunos de los ácidos grasos que necesitan, pero no todos, los que no son capaces de producir por sí solos deben aportarse a través de su pienso.

El contenido en ácidos grasos es también crucial. En concreto, niveles adecuados de ácidos grasos omega3 y biotina. Ello se traduce en una piel sana y un pelo brillante. Esto se debe a una correcta nutrición del folículo piloso y una adecuada oxigenación, favoreciendo de esta manera el crecimiento de un pelo firme y brillante, ya que:

-Influyen positivamente sobre el aspecto y la calidad del pelo. Muchos problemas, como un pelo opaco y quebradizo o seborreico, mejoran al iniciar una suplementación con ácidos grasos.

-Algunas enfermedades del sistema inmune, sobre todo aquellas que afectan a la piel, mejoran gracias a su acción.

-En el caso de alergias e inflamaciones, su uso reduce el prurito en un 40%, aproximadamente. El perro se rascará menos, y así disminuirá la ansiedad que genera el picor constante, la piel se regenerará antes y se evitan lesiones por rascado.

¿Qué son los ácidos grasos omega 3 y omega 6?

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

 

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *