Nutrición postparto ¿Cómo alimentar a las madres?

En comparación con otros animales en edad adulta, las perras y gatas en gestación y lactación tienen unos requerimientos nutricionales más exigentes, pues no hay que olvidar que han de satisfacer sus propias necesidades y las de sus cachorros.

El aspecto más importante es el suministro calórico adecuado, siempre administrando una dieta equilibrada. Una correcta alimentación y un consumo de agua suficiente (la madre debe tener a su disposición agua fresca las 24 horas del día), garantizarán una producción de leche adecuada y evitarán una pérdida de peso drástica por parte de la hembra.

Dependiendo del tamaño de la camada, las hembras requieren el doble o el triple de energía que en situación de mantenimiento. El pico de lactación se produce a las tres o cuatro semanas después del parto. Tras él, se comienza a suministrar alimentación semisólida o sólida a la camada. A medida que los cachorros comiencen a consumirla, la producción de leche por parte de la hembra decaerá.

Este proceso supone un desafío para el metabolismo de la madre. Muchas dietas formuladas para el mantenimiento de perros o gatos adultos no son suficientes para cubrir las necesidades nutricionales específicas para este momento de su vida. Una dieta baja en energía se traducirá en una pobre producción láctea y una disminución de peso importante para la perra o gata.

¿Cómo ha de ser una dieta adecuada para después del parto? Debe ser rica en nutrientes, energía y altamente digestible. Una buena alternativa sería una formulada para alta actividad o “alta energía”, siendo el pienso para cachorros otra buena opción.

Durante el pico de lactación, la madre necesita ingerir gran cantidad de nutrientes, incluso con estas dietas, por lo que podemos alimentarla varias veces al día con pequeñas cantidades o incluso permitir la alimentación “ad libitum” o a libre disposición.

Pasado este pico, a las tres o cuatro semanas, se puede ir reduciendo la cantidad suministrada paulatinamente hasta el momento del destete, entre las ocho y diez semanas de vida de los cachorros, para que en ese momento no supere en más de un 50% la cantidad que sería necesaria en mantenimiento.

En el caso de las perras, una correcta alimentación en el postparto reducirá mucho la drástica pérdida de peso que sufren tras criar la camada y les permitirá recuperar más rápido el balance energético negativo consecuente a la lactación.

Una vez más, siempre y cuando se suministre una dieta equilibrada, no es necesario ningún tipo de suplementación para la madre.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

 

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *