Necesidades nutricionales de las perras gestantes. Suplementar ¿sí o no?

Cuando nuestra perra está esperando cachorros nos pueden surgir dudas sobre su correcta alimentación. ¿Es la adecuada?, ¿es suficiente para ella?, ¿debo darle más?, ¿necesita algún suplemento?

La gestación de la perra dura unos dos meses y los grandes cambios en su organismo se hacen patentes en las últimas dos o tres semanas.

Es cierto que las perras gestantes tienen unos requerimientos nutricionales especiales, pero satisfacerlos es más fácil de lo que creemos. Sólo necesitamos una alimentación de calidad y unas sencillas pautas.

Es conveniente administrar siempre una dieta muy digestible y rica en nutrientes. Si la perra está comiendo un producto de mantenimiento de calidad no necesitaremos darle un alimento diferente hasta el último tercio de la gestación, momento en el que su volumen abdominal se verá comprometido por el crecimiento de los fetos. Realmente, es a partir de la quinta semana cuando las necesidades nutricionales de la perra son mayores, pues es desde  este momento, y hasta el fin de la gestación, cuando el incremento en tamaño y peso de los fetos es muy intenso y rápido. Por tanto, siempre que la perra esté en un peso adecuado, no debemos aumentar la ingesta ni administrar un producto energético como los piensos para cachorros hasta este punto, o aparecerá el riesgo del sobrepeso.

En el último tercio de la gestación, ayudaremos a la perra si la alimentamos con pequeñas cantidades varias veces al día, pues su aparato digestivo está comprimido debido al tamaño de los fetos.

Banner_originaldog

Pero… ¿es esto suficiente?, ¿necesita algo más?
La respuesta es no. Por ejemplo, existe la falsa creencia de que las perras en gestación necesitan suplementos de calcio, bien para que la estructura ósea de los cachorros se desarrolle correctamente o para la suficiente producción de leche durante la lactación. Si el animal está consumiendo una buena dieta formulada específicamente, no sólo no es necesario, sino que puede ser incluso contraproducente. Si hay una ingesta de calcio mayor de lo habitual en la gestación, es muy posible que este hecho interfiera con el normal metabolismo de este mineral, disminuyendo su movilización y absorción intestinal. Sus  mecanismos de regulación  fallarán y se utilizará el calcio para la producción de leche, mientras que su nivel en sangre disminuirá. Si esta disminución sobrepasa cierto límite, pueden producirse convulsiones, problemas musculares y otro tipo de graves alteraciones que suponen un peligro para la vida de la perra.

Otro tipo de suplementaciones, siempre y cuando su alimentación sea correcta y equilibrada, son innecesarias del mismo modo.

Recuerda, siempre que a la perra se le suministre una dieta de calidad y equilibrada, no necesita nada más. Por lo tanto no es necesaria una suplementación extra.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Boton-Contacto

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *