Los perros Dobermann se acaban volviendo locos…¿es cierto?

Cuántas veces habremos oído que, llegados a cierta edad, los Dobermann se vuelven locos o agresivos. ¿Qué hay detrás de esta afirmación?. Sencillamente nada porque no deja de ser un mito infundado.

Desde que se originó esta raza, a finales del siglo  XIX, corren diferentes leyendas sobre ella. Al parecer, los mitos que circulan a su alrededor provienen del carácter agresivo de los primeros ejemplares, puesto que el objetivo de su creador era la función de defensa ya que quería que estos perros le protegieran de potenciales ataques durante el desempeño de su trabajo, que era la recaudación de impuestos.

En realidad el Dobermann es un perro cariñoso, amigable, leal y decidido, aunque enérgico e impulsivo, por lo que ha de contar con un propietario firme y estable que lo supervise porque cuenta con un gran potencial físico.

De manera equivocada, ha sido catalogado como un perro agresivo y peligroso, cuando en realidad no es así. Esta tendencia, afortunadamente, está desapareciendo.

Las leyendas que se oyen acerca de la “locura” de estos perros carecen de fundamento científico. La más difundida, es que llegados a cierta edad, entre los cuatro y siete años, enloquecen puesto que su cerebro crece más rápido que su cráneo y la presión y el dolor los vuelve locos y agresivos. Otra variante de este mito es que son los huesos del cráneo los que crecen y se engrosan hacia dentro comprimiendo el encéfalo y provocando la locura. Ambas teorías son absoluta y físicamente imposibles. En caso de que el cerebro resultase afectado por una inflamación o encefalitis, probablemente el animal estaría muy grave y fallecería en pocos días.

Otra falsedad que podemos oír acerca del Dobermann es que a la edad de dos años perderá el olfato y no reconocerá a nadie, ni a sus dueños, a los que atacará al considerarlos como extraños. Además, no hay que olvidar que en el caso de que cualquier perro sufriese un daño en el sentido del olfato tiene otros cuatro sentidos.

Los Dobermann son amigables y fieles a su amo, pero enérgicos y con un gran sentido de protección. Como cualquier perro, y más teniendo en cuenta su potencial físico, necesita una buena y adecuada socialización y un ambiente estable de convivencia para disfrutar de su carácter amable y leal. De esta manera podremos disfrutar de su compañía y noble carácter.

No creamos a los “entendidos” que todavía comparten y dispersan este tipo de leyendas populares sin ningún tipo de veracidad acerca de esta noble raza.

 

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

6 comentarios en “Los perros Dobermann se acaban volviendo locos…¿es cierto?

  1. Hola, yo tengo un Doberman de 2 meses y medio, y tras haber tenido perros de otras razas y mestizos.., he de decir que éste, me ha Sorprendido gratamente, por lo cariñoso y apegado que es con nosotros y mi hijo, lo inteligente y obediente que es tan pequeño…estamos encantadodos con él.

    1. Hola Yomaira, muchas gracias por tu comentario y por tu interés en nuestro BLog.
      Celebramos que tengas un compañero tan excepcional como tu Dobermann, ¡es una raza maravillosa!
      Un saludo muy cordial.

  2. Estos mitos lo único que hacen es crear un odio innecesario hacia la raza. Tengo una Doberman de 5 años y es la raza más cariñosa y protectora que he tenido hasta ahora. Puedo tumbarme encima de ella sin que pase nada, la adopté hace mucho tiempo y había sufrido malos tratos y aún así nunca se ha mostrado agresiva, es más ella agradece todo el cariño que le doy y desde luego es una raza que merece la pena conocer antes de juzgar.

    1. Hola Nana, muchas gracias por tu comentario y por tu interés en nuestro Blog. Por supuesto, estamos totalmente de acuerdo contigo. El Dobermann es una raza muy inteligente, noble y afectuosa, que, lamentablemente, ha tenido mala prensa en el pasado por personas que seguro que nunca han tenido la oportunidad de convivir con estos magníficos perros y gozar de sus múltiples cualidades.

      Os enviamos un cordial saludo a ti y a tu Dobermann

    1. Hola Ainhoa, muchas gracias por tu interés en nuestro Blog y por tu comentario. En efecto, el Dobermann es una raza afectuosa y muy unida a su familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *