Los minerales “orgánicos” o minerales quelados

Las formulaciones y aditivos utilizados en alimentación de mascotas son cada vez más avanzados y buscan una mayor disponibilidad de nutrientes. Un proceso importante para lograr la mejor absorción de los minerales, esenciales para nuestros perros y gatos, es la quelación.
La palabra quelación viene del griego “chele” que significa garra de cangrejo, ya que durante la quelación, una sustancia, habitualmente una proteína, actúa a modo de pinza atrapando el mineral y adhiriéndolo a sí misma formando un proteinato. Es, por tanto, un proceso por el cual un mineral se une a una molécula orgánica, de una forma muy similar a los enlaces enzima-sustrato, permitiendo su transporte directo hacia la corriente sanguínea, es decir, optimizando su absorción.
Un quelato es, por tanto, una molécula orgánica que incorpora en su estructura un mineral inorgánico con un enlace muy fuerte entre ambos que resiste el paso por el digestivo, facilita su absorción e impide que interactúe con otros minerales que podrían dificultar su correcta absorción.
Como agentes de la quelación se buscan compuestos que confieran una mayor estabilidad a los quelatos, otorgándoles una gran resistencia a la acción de los jugos gástricos y una elevada absorción intestinal. El agente quelante impide que el mineral se combine con otros compuestos en la luz intestinal, evitando así “interferencias” que provoquen una baja biodisponibilidad del mismo.
No todos los minerales son difíciles de absorber, pero se estima que la quelación aumenta entre un 5 y un 20% su absorción. Un ejemplo es el caso del zinc, un mineral importantísimo para multitud de funciones vitales, pero que interacciona habitualmente con el calcio a nivel intestinal. El calcio se une al zinc y lo arrastra impidiendo su correcta absorción. Cuando suministramos zinc en forma de quelato, al ir protegido por la molécula orgánica que lo envuelve, el calcio presente en el intestino no puede interactuar con él y su absorción es próxima al 100 %, por eso decimos que aumenta su “biodisponibilidad”, es decir, la capacidad del organismo para aprovecharlo. La deficiencia de zinc en cachorros puede provocar enanismo y alopecia además, el riesgo de padecer este trastorno se incrementa exponencialmente en cachorros con dietas muy ricas en calcio y que no incluyen el zinc en forma de quelato.
Lo mismo sucede con otros importantes minerales como el cobre, el manganeso y el yodo, que en Arion incorporamos siempre en forma de quelatos dentro de un compuesto denominado comercialmente “Optimin” -creado por nuestra compañía- para conseguir ajustar exactamente las fórmulas a las necesidades en minerales de nuestros perros y gatos.
La inclusión de minerales quelados debe ser considerada una característica importante en un producto alimenticio para perros y gatos. Su presencia en una lista de ingredientes garantiza la calidad del producto que lo incluya en su formulación. Los alimentos comerciales han equilibrado los niveles de minerales, pero si estamos preocupados por suministrar a nuestro perro o gato la mejor nutrición posible, busquemos minerales quelados en la lista de ingredientes.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *