Lo que todo perro debería saber

Tener un perro bien educado es impagable. Todo resulta más fácil y gratificante en la vida cotidiana, tanto para él (la educación le proporciona seguridad y equilibrio), como para nosotros. A veces queremos enseñarle trucos, habilidades y ejercicios complicados, pero no se puede ir a la Universidad si no se sabe la Primaria. Si le has enseñado el “abc” de la educación a tu perro ¡Enhorabuena a los dos!

1. Venir cuando le llamamos
Al principio cuesta un poco, sobre todo si se trata de un cachorro o de un perro joven, que a veces encuentra cosas más “divertidas” que hacer que dejarlo todo y venir a nuestro encuentro. Pero que aprenda bien esto es imprescindible para tener control sobre la mascota, sobre todo si alguna vez va sin correa. Es mejor comenzar a practicar este, y todos los ejercicios, primero en la seguridad del hogar, antes de lanzarnos a la calle o al parque.

Aprovechemos cuando el perro viene voluntariamente hacia nosotros y en ese instante le decimos “ven”, así él no tiene que hacer casi nada, y enseguida le recompensamos. La orden debe darse en un tono firme pero afectuoso, y acompañada de su nombre al principio, para que sea un momento de disfrutar juntos. Un truco que ayuda es ponerse de cuclillas (el perro te verá “más pequeño” y cree que te “alejas” de él) y generalmente, suele venir corriendo hacia ti.

2. Sentarse cuando se lo indicamos
Así podrá acompañarnos a cualquier lado y permanecer tranquilamente sentado a nuestro lado en un comercio, en una terraza, mientras hablamos con amigos, etc…

Nos situamos frente a él, con un poco de comida en la mano y la movemos un poco hacia arriba y hacia atrás: al querer olfatear la comida tiende a levantar su cabeza y desplazar la parte posterior del cuerpo para adoptar la posición de sentado de una forma natural, como esperando algo (también se puede ayudarle a sentarse apoyando la otra mano en su parte posterior y presionando suavemente hacia abajo). Es el momento de decir “sentado” (o “siéntate” o “sitz”, lo que prefieras) y a continuación darle el premio.

Como ya vimos en nuestro post de educación en positivo, si el perro se levanta, le ignoramos y no le recompensamos. Esperamos unos minutos y reiniciamos el ejercicio, cuando esté tranquilo y concentrado. Poco a poco, comprenderá la orden verbal de “sentado” sin que inmediatamente tengamos que premiarle.

3. Tumbarse
Esto puede llevar un poco más de tiempo y entrenamiento que sentarse, ya que el acto de tumbarse a la orden es un poco más complejo para el perro al principio, pero ¡no hay que desanimarse! Con el perro sentado, le ayudamos a bajar la parte delantera de su cuerpo suavemente hasta que quede tumbado y le decimos “tumbado” (o “suelo”, o “platz) señalando con la palma de la mano o con dedo el suelo y justo en ese momento le daremos su premio.

Hay muchos perros a los que no les agrada que les toquen las patas delanteras para tumbarse, en este caso ponemos su recompensa directamente en el suelo semiescondida en nuestra mano y en el momento en se tumbe a por ella, le decimos “tumbado” y le felicitamos ¡Verás lo útil que te resulta por ejemplo cuando visitas a casa y el perro puede quedarse tranquilamente tumbado entre ellas!

lo que todo perro debería saber

4. Permanecer quieto
Este ejercicio hay que comenzar a enseñárselo cuando el perro ya domine el de sentarse a la orden. Una vez sentado, le decimos “quieto” (o “parado” o “quédate”, la orden que elijamos, pero siempre la misma para no confundirle) y con nuestro brazo extendido con la palma de la mano hacia el perro (como si indicáramos “stop”), le decimos la orden y no nos movemos. Normalmente el perro se queda mirando nuestra extremidad alzada y quieta y no se mueve en unos segundos, es el momento de avanzar lentamente hacia el sin modificar nuestra postura, y recompensarle (con la otra mano) y elogiarle. Conforme nuestro “alumno” va progresando en su aprendizaje, vamos aumentando la distancia y el tiempo en que debe permanecer quieto.

No es necesario estar constantemente dándole las órdenes y practicando: el perro perdería el interés por aprender. A ratitos cortos y frecuentes, para que no se aburra pero un poquito todos los días. En el momento en que lo vaya haciendo todo bien ya no es necesario premiarle siempre con comida o su juguete: una caricia y un ¡Muy bien! serán suficientes.

Llegados a este punto se puede comenzar a practicar en la calle, donde existen más distracciones para tu perro.

 

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *