La sección de Rastreo en Trabajo Deportivo IPO

El olfato es un vehículo privilegiado, (y el más “lúdico” y utilizado de los sentidos por el perro), para participar con nuestro perro en algunas de las numerosas disciplinas deportivas caninas, o diferentes modalidades de rastreo, en las que se evalúa la capacidad del perro y su entrenamiento para seguir una “pista” (que consiste en una sucesión de huella de pisadas), y señalar y/o recoger los objetos depositados en determinados puntos de ese rastro. El IPO pone a prueba la formación, las cualidades innatas y el comportamiento de un perro durante el rastreo.

¿Cómo y dónde rastrean los perros?

Una de las disciplinas de rastreo más practicadas en el mundo es la que se encuadra en las pruebas de Schutzhund/VPG, RCI o IPO (a partir de 2019 entrará en vigor un nuevo reglamento denominado IGP), conocida como “disciplina A” (estas pruebas y competiciones se componen de tres disciplinas o apartados: A Rastreo; B, Obediencia y C Protección ).

Es una disciplina deportiva que se practica al aire libre, en clubs o “campos” de trabajo. Las competiciones de mayor envergadura, nacionales e internacionales, suelen concitar tanto interés entre los aficionados, que se realizan en complejos deportivos y campos de fútbol, y son seguidas masivamente.

El primer programa deportivo conocido fue el Schutzhund (en alemán “perro de protección”), nacido en Alemania en el año 1900 y concebido como una prueba de idoneidad para evaluar y perpetuar la aptitud de trabajo y funcionalidad de esta raza.

Rápidamente se extendió a otras razas (con un reglamento a veces con ligeras modificaciones) como Reglamento Canino Internacional (RCI), ahora ya denominado IPO: como el Rottweiler, el Bouvier de Flandes, el Pastor de Beauce, el Dobermann o el Schnauzer, entre otras. Su propósito era determinar qué perros eran los más aptos para la cría y perpetuar así en su progenie las cualidades de trabajo.

Desde hace ya bastantes años, el Pastor Belga Malinois es una de las razas que acaparan mayor protagonismo en estas competiciones de trabajo.

El rastreo requiere un esfuerzo físico, pero sobre todo mental para el perro, que no debe perder la motivación, el ritmo, la concentración y la precisión durante todo el recorrido.

Cómo se hace una pista de rastreo: un reglamento estricto

Los Reglamentos de Rastreo deportivo tanto de SchH como de IPO, aquilatan y acotan todas las actitudes que están permitidas en cada nivel de competición, así como los comportamientos y reacciones deseadas por el perro durante el trabajo. Exigen que el perro siga la pista con intensidad, concentración y precisión, manteniendo una velocidad uniforme durante todo el recorrido.

La dificultad del rastro va aumentando según el nivel en el que se encuentra el perro (existen tres grados o niveles: I, II y III); se incrementa la longitud de la pista a recorrer, el número de cambios de dirección que debe efectuar el perro, el tiempo que transcurre entre que se traza la pista (se pisa y se depositan los objetos), y que el perro entra a ella para hacer el trabajo de rastro.

El juez de la prueba, junto con el Comisario General de la misma determina el trazado de la pista en función de la configuración del terreno, y las pistas deben tener trazados diferentes. Como terrenos de rastros están permitidos los prados, tierra labrada y el bosque, se evitarán los rastros visibles. El orden de los perros para rastrear se determina mediante un sorteo. Esta disciplina A se realiza siempre a primera hora de la mañana, que es cuando mejor está el campo para preparar y mantener los trazados.

El rastro se traza a paso normal, tanto en las rectas como en los ángulos, aquí se procura trazarlo a 90º para facilitar al perro el trabajo de búsqueda hacia la siguiente recta. El perro nunca está esta presente mientras se traza la pista. La colocación de los objetos también debe realizarse siguiendo un protocolo, en cuando al número de pasos en los que debe colocar.

Durante la prueba, el perro puede buscar suelto o con una correa de unos diez metros que le une con su guía. Se valora que el perro tome el rastro siempre con la nariz baja, con intensidad pero tranquilo, bien concentrado y con un comportamiento positivo para la búsqueda.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *