La revisión veterinaria de tu gato

Aunque nuestro gato viva siempre dentro de casa, sin salir al exterior ni estar en contacto con otras mascotas, es importante tomar conciencia de que debería tener una cita con el veterinario al menos una vez al año, aunque no notemos ningún signo de que algo va mal con su salud. Una revisión básica anualmente nos puede evitar graves sorpresas, ayudar a la prevención de enfermedades y a comprobar su estado general.

Los gatos “ocultan” el dolor

Hasta para el propietario más atento y dedicado puede resultar difícil observar algún síntoma de enfermedad en su gato ya que son animales que “ocultan” bien el dolor y la enfermedad, por ello algunas dolencias no se hacen notorias hasta que ya están instauradas y en curso en el organismo de nuestra mascota. Los chequeos regulares son la mejor herramienta para identificar cualquier cambio en su salud, y para la detección precoz y la prevención de trastornos y patologías.

Además, si acostumbramos a nuestro gato a acudir a la consulta veterinaria periódicamente mejoraremos su manejo y evitaremos su estrés en futuras consultas.

Hacer una lista con los cambios en sus costumbres

Es importante elaborar una lista anotando cualquier anomalía, alteraciones de su comportamiento o variaciones en el volumen de ingesta de agua o comida, por ejemplo, antes de ir al veterinario. El hecho de que un gato no coma debe ser considerado siempre algo grave e implica una visita urgente al veterinario, ya que los gatos no toleran un ayuno prolongado como los perros.

Una revisión completa

Tu veterinario realizará una exploración física general del gato (palpación, auscultación cardiaca y respiratoria, temperatura, estado de las mucosas, etc) para identificar posibles disfunciones de los órganos, detectar anormalidades o comprobar que todo está en perfecto estado. Todos estos datos se registran en su historial clínico, así se podrán comprobar en las sucesivas visitas.

La boca

Salud oral: el veterinario examinará la boca de tu gato, ya que los problemas bucodentales son muy frecuentes en ellos, y se estima que la enfermedad periodontal afecta a más de un 80% de los gatos adultos.

El peso ideal

Control de peso: el sobrepeso y la obesidad se presentan con frecuencia en los gatos, especialmente tras la esterilización. Es importante llevar un registro del peso y de la condición corporal del gato en cada visita para verificar que está en su peso ideal, y si no es así tomar las medidas dietéticas adecuadas para que regrese a él. Si se observa que el gato ha perdido más peso de lo normal desde su última visita puede ser un indicador de que algo va mal.

Vacunas y desparasitación

Llevar un correcto programa de vacunas es indispensable para para prevenir enfermedades felinas como la “gripe felina” (herpesvirus felino y calicivirus felino), la peritonitis infecciosa felina (parvovirus felino/virus de panleucopenia felina) y el virus de la leucemia felina, entre otras peligrosas enfermedades que afectan a los gatos. El veterinario te recomendará posibles vacunas contra otras enfermedades, en función de lugar donde viva el gato o si se desea viajar con él a destinos que requieren esas vacunas.

Los gatos, al igual que los perros, precisan tratamientos de prevención parasitaria, contra parásitos internos y externos. El veterinario te recomendará el plan más adecuado.

Si has pensado en la esterilización

Si tienes pensado esterilizar a tu gato o gata, es el momento de hablarlo con tu veterinario. Él te informará del significado de esta intervención, de su conveniencia o no según cada animal y de la edad oportuna para llevarla a cabo, así como de los cuidados que deberás proporcionarle tras ella, básicamente en lo que se refiere al control del peso, ya que los gatos esterilizados tienden a la obesidad.

Los gatos mayores

Si tienes un gato que ya está entrando en la madurez o de edad avanzada, es recomendable que estos chequeos se realicen de forma más frecuente, ya que además del reconocimiento básico, es habitual que requiera algunas pruebas diagnósticas (análisis de sangre u orina, radiografías, ecografías, etc..) para el seguimiento y control de dolencias, cambios de tratamientos o medicamentos, o para detectar problemas de salud propios del envejecimiento.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.


 

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *