La leishmaniosis canina. Los 3 grupos de síntomas

152 lesmaniosis 26_05

Leishmaniosis es el término utilizado para definir la condición de una enfermedad que está provocada por un parásito protozoario. En perros se categoriza por dos tipos de presentaciones: una cutánea y una visceral, siendo esta última la forma más grave de leishmaniosis. 

La infección se adquiere cuando los mosquitos (Flebotomus spp) transmiten los parásitos de un perro enfermo a otro, a través de una picadura. En animales susceptibles o debilitados,  la infección se extiende rápidamente a los ganglios linfáticos, médula ósea y bazo. En los animales resistentes, los parásitos permanecen localizados en la piel. Su forma tan sencilla de propagación y la gravedad de esta enfermedad en el perro hacen de la prevención el arma más eficaz contra su lucha.

En España, las regiones más afectadas por la leishmaniosis son las de la cuenca mediterránea y la mayor incidencia se produce entre principio del verano y el final del otoño, si bien últimamente los mosquitos aparecen cada vez más temprano, ya en el principio de la primavera. Las zonas más afectadas por esta enfermedad son aquellas donde las temperaturas nocturnas estivales superan los 20°C y están próximas a masas de agua, donde prosperan los mosquitos de la especie transmisora. Los mosquitos implicados se caracterizan  por poseer una actividad nocturna y crepuscular, siendo particularmente activos al atardecer, al amanecer y durante la noche.

El periodo de incubación desde la infección hasta que los síntomas aparecen es generalmente entre un mes a varios años. En los perros, aunque a menudo los primeros síntomas son cutáneos, finalmente suele afectar a la mayoría de los órganos. El fallo renal es la causa más común de fallecimiento, y prácticamente todos los perros  infectados desarrollan la enfermedad visceral o sistémica. El 90 por ciento de ellos tendrá síntomas cutáneos, no hay una edad, sexo, raza o predilección, sin embargo, los machos son más propensos a padecer una reacción visceral.

Los principales sistemas de órganos afectados son la piel, los riñones, el bazo, el hígado, los ojos y las articulaciones. También puede aparecer una marcada tendencia a la hemorragia.

 

bannerBlog

La leishmaniosis es una zoonosis, y puede ser transmitida a los seres humanos, aunque en nuestra especie no suele cursar de forma tan grave. Es muy importante señalar que no existe la posibilidad directa de contagio de un perro a una persona, siempre tiene que ser el mosquito Flebotomus el que inocula el parásito con su picadura. Por tanto no debemos temer convivir con perros enfermos, lo importante es prevenir la picadura del mosquito.

¿Cuáles son los síntomas?

Como hemos comentado, hay dos tipos de leishmaniosis observados en perros: visceral y cutánea. Cada tipo afecta a diferentes partes del cuerpo del perro.

  1. Visceral, que afecta a órganos internos produciendo:
  • Pérdida de peso severa
  • Pérdida del apetito (anorexia)
  • Diarrea
  • Heces alquitranadas (menos común)
  • Vómitos
  • Sangrado por la nariz
  • Intolerancia al ejercicio
  1. Cutánea – afecta a la piel y produce:
  • Hiperqueratosis -el hallazgo más prominente es la excesiva descamación epidérmica con engrosamiento, despigmentación (pérdida de color de la piel), y las grietas del hocico y almohadillas
  • Alopecia – pelaje seco, quebradizo, con la pérdida de cabello en orejas y alrededor de los ojos
  • Los nódulos intradérmicos o úlceras que generalmente se desarrollan en la superficie de la piel
  • Uñas anormalmente largas o frágiles
  1. Otros signos y síntomas asociados con la leishmaniosis son:
  • Linfadenopatía: inflamación de los ganglios linfáticos con lesiones de la piel en 90 por ciento de los casos
  • Signos de insuficiencia renal – exceso de orina, sed excesiva, vómitos posiblemente
  • Neuralgia: trastorno doloroso de los nervios
  • Dolor en las articulaciones y músculos
  • Fiebre
¿Cómo se diagnostica?

Según una anamnesis y signos clínicos, la leishmaniosis puede diagnosticarse por varios métodos. Bien por un diagnóstico parasitológico, (tinción o aspirado), serología o los rápidos kits de diagnóstico es posible confirmar la existencia de la enfermedad.

Su tratamiento es difícil y largo. Son muy frecuentes las recaídas y no hay realmente una curación parasitológica para esta enfermedad, sino solo tratamiento de los síntomas clínicos que aparecen. Raramente se elimina la infección de la Leishmania, siendo la curación completa una excepción, aunque se puede lograr que estén clínicamente sanos y asintomáticos. Además de tratar todas aquellas patologías concomitantes o síntomas existentes, hay diferentes fármacos empleados para el tratamiento de esta enfermedad, como preparados antimoniales o alopurinol, pero que deben ser siempre seleccionados, pautados y administrados por nuestro veterinario.

Es muy importante, de nuevo, la prevención en las épocas del año y horas del día de más actividad del mosquito. La protección  a la hora de viajar a zonas con más prevalencia es fundamental. Existen actualmente productos repelentes como pipetas, collares o incluso vacunas que podemos administrar a nuestras mascotas para protegerlas, pero siempre bajo prescripción veterinaria.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

6 comentarios en “La leishmaniosis canina. Los 3 grupos de síntomas

  1. Hola tengo un caniche d 3 años, la cuesta mucho levantarse con las patas d atrás x las mañanas y en la siesta, luego x el día va muy bien y no se resiente, a veces se chupa mucho los dedos d las patas d atrás, y x la noche hace mucho ruido con la boca, la han hecho radiografías y no tiene ni artrosis ni nada d huesos dañado, puede ser q la haya picado el mosquito d la lesmianosis????

    1. Hola Olga, muchas gracias por tu comentario y por tu interés en nuestro Blog. Te recomendamos que para descartar o confirmar la presencia de Leishmaniosis lo mejor es que tu veterinario le haga la prueba, que suele ser muy rápida, extrayéndole un poco de sangre y analizándola. Así podréis tomar las medidas oportunas para que su salud mejore.

      Te enviamos un saludo muy cordial y deseamos que tu Caniche se recupere rápidamente.

  2. Hola tengo un american pitbull terrier de 8 meses y medio y tiene circulitos pekeños sin pelo en la orejas eso es la nesmaniosis solo es en las orejitas y muy poko

    1. Hola Kissy, muchas gracias por tu comentario y por tu interés en nuestro Blog. Para estar totalmente seguros o descartar la presencia de Leishmaniosis lo más aconsejable es que tu veterinario le realice el test a tu perro. Consiste en una pequeña extracción de sangre para analizarla, es sencillo y eso te permitirá salir totalmente de dudas.

      Te enviamos un cordial saludo y deseamos que tu perro se encuentre bien.

  3. Tengo un perro con la enfermedad desde hace unos 5 años y en dos ocasiones le he administrado el tratamiento oral durante mas de 20 dias según me prescribió el veterinario y lo ha llevado muy bien, ahora desde hace unos dias esta muy decaido con muchos vómitos, cuando salimos a pasear por el campo (vivo muy cerca), muchos dias come hierva que después vomita, tal como me dijo el veterinario aparte del pienso estos dias le doy potitos de carne y parecia hasta ayer que se había recuperado plenamente, pero hoy de nuevo amaneció com muchos vómitos de la noche y está muy decaido sin hambre. Que puedo hacer

    1. Hola Ramón, muchas gracias por tu comentario y por tu interés en nuestro Blog.

      Lamentamos muchísimo que tu perro esté padeciendo esta enfermedad. Tal como te habrá comentando tu veterinario pueden ser frecuentes algunos momentos de recaída que se alternan con un mejor estado de salud de tu perro. Solo tu veterinario, pues conoce el historial y el tratamiento que ha prescrito, es quien mejor te puede ayudar en este caso.

      Te enviamos un saludo muy cordial y nuestros deseos de que su perro se mejore muy pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *