La espondilosis deformante en los perros

La espondilosis deformante es una condición degenerativa de la columna vertebral que se caracteriza por la producción de espolones óseos a lo largo de la parte inferior y lateral de las vértebras, principalmente. Estos espolones son neoformaciones óseas comúnmente llamadas “picos de loro” , que se presentan normalmente como respuesta al envejecimiento o a la inestabilidad espinal.

En los perros, la espondilosis deformante se puede presentar en cualquier lugar de la columna vertebral, pero  hay una mayor incidencia de la misma en la columna torácica y lumbar caudal o lumbosacra. Los animales mayores y de razas grandes se encuentran en mayor riesgo de desarrollarla. Inestabilidades en la marcha, como cojeras, lesiones de rodilla o de cadera predisponen a sobrecargas o tensiones espinales que favorecerán su aparición.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los pacientes son asintomáticos por lo general, si bien la restricción de movimiento y el crecimiento del hueso pueden generar compresiones de raíces espinales, y las zonas inestables por compensación sufrir contracturas musculares que cronificarán con el tiempo.

Es frecuente encontrar las siguientes manifestaciones:

  • Rigidez
  • Limitación del movimiento
  • Dolor o molestia segmentaria
  • Espasmo muscular
  • Atrofia muscular
  • Compresión radicular

Causas

Microtraumatismos repetidos, alteraciones en la marcha,  presión reiterada sobre las articulaciones vertebrales o sobrepeso (con el exceso de tensión sobre la columna vertebral que conlleva) se encuentran entre las causas más comunes.

Las zonas que presentan inestabilidad espinal son más propensas a sufrir espondilosis.

Diagnóstico

Un examen radiológico de los diferentes segmentos de la columna vertebral es esencial. Éste revelará la existencia de osteofitos (crecimientos óseos) en las vértebras, normalmente en su porción ventral, o en casos más avanzados un puente óseo en el espacio entre ellas.

128

Tratamiento

Por lo general, los perros con espondilosis deformante no mostrarán síntomas de este crecimiento anormal del hueso. Un examen neurológico debe realizarse para descartar una patología neurológica asociada. Si el crecimiento ha llegado al punto de dañar los nervios o raíces nerviosas, aparecerán dolor y síntomas neurológicos, variables según el grado y localización de la lesión.

Por lo general el tratamiento es conservador, y dependerá de los síntomas mostrados por el animal. Una combinación entre una terapia farmacológica adaptada, de ser necesaria, y un programa rehabilitador acompañado de una nutrición óptima y control del peso mejorarán la calidad de vida de los pacientes y detendrán en gran medida el avance de la espondilosis.

 

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

2 comentarios en “La espondilosis deformante en los perros

  1. hola buenas tardes,por favor necesito saber como se realiza una rehabilitacion para un perro mayor que tiene espondilosis multiple,fisioterapia,acupuntura ??que es lo mejor gracias !!!

    1. Hola Nora, gracias por tu comentario y por tu interés en nuestro Blog.
      Ambos métodos ayudan a tener a tu perro a tener mejor calidad de vida, siempre que estén realizados por profesionales especializados, ese es un factor muy importante.
      Un saludo muy cordial y deseamos que tu perro se mejore.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *