La conjuntivitis en los perros

La conjuntivitis, tan común en los perros como en los seres humanos, es una inflamación de la conjuntiva, que es una membrana mucosa transparente que recubre el ojo y los párpados. ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Por qué puede ocurrir?

La conjuntivitis puede producirse a cualquier edad, sin predilección de sexo o raza. Puede ser primaria, es decir que aparece sola, o estar asociada a otro problema ocular y es frecuente que afecte a ambos ojos.

¿Cuáles son los síntomas de la conjuntivitis?

  • Enrojecimiento ocular
  • Párpados hinchados
  • Secreción fibrosa o purulenta
  • Ojos llorosos, lagrimeo
  • Inflamación de los párpados o blefaritis
  • En ocasiones los párpados pueden aparecer pegados debido al acúmulo de secreción

A la primera señal de estos síntomas, lo mejor es llevar a nuestro perro al veterinario. Él determinará qué tipo de conjuntivitis es y cómo tratarla antes de que evolucione a un cuadro más grave.

 

¿Cuáles son los tipos más comunes?

  1. Conjuntivitis alérgica: es una reacción alérgica, que suele ser de temporada y no es contagiosa. Sus causas son variadas, pero frecuentemente están provocadas por ácaros, polen, polvo en suspensión o puede ser debida a cosméticos, perfumes u otras sustancias de contacto.

 

  1. Conjuntivitis viral: está es causada por un virus, se propaga y contagia fácilmente y tarda tiempo en mejorar. Puede ser una manifestación de una enfermedad sistémica o generalizada, como la causada por el virus del moquillo canino.

 

  1. Conjuntivitis bacteriana: causada por una bacteria, también contagiosa (no secundaria a otras enfermedades).

 

La conjuntivitis puede ser también secundaria a otras enfermedades que afecten al ojo, mostrándose como un síntoma más, por cuerpos extraños, y es favorecida su aparición  por el ojo seco (ausencia o disminución de la  producción de película lagrimal) o de origen autoinmune.

dog-316459_640

 

¿Qué debemos hacer?

Si en casa queremos aliviar una conjuntivitis leve, podemos proceder a lavar los ojos de nuestro perro con manzanilla tibia, recién hecha, con un apósito o gasa distinta para cada ojo. En cualquier caso, nunca lo medicaremos por cuenta propia. Debemos acudir al veterinario, que realizará un examen oftalmológico completo para determinar la causa de la conjuntivitis, y si esta es primaria o está asociada a otra enfermedad ocular o sistémica o a un cuerpo extraño. El tratamiento a instaurar dependerá entonces de dicha causa, pudiendo ser solo tópico (gotas o pomadas oculares) o general mediante medicación oral si es necesario.

 

 

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *