Guía básica para el cuidado de tu gato

Los gatos son compañeros maravillosos que pueden darnos muchos años de diversión, alegría y amor incondicional en nuestro hogar. Pero antes de traer un gato a casa, hay algunas cosas que hay que considerar. En primer lugar, ¿estamos preparados para tener un gato?, ¿disponemos de un lugar adecuado para él?, ¿podemos permitirnos sus gastos?, ¿estamos dispuestos a comprometernos a una relación que puede durar mucho más de 10 años?

Antes de llevarlo a nuestro hogar, debemos asegurarnos de que disponemos de todo lo necesario:

  • Alimentación de alta calidad y digestibilidad adaptada a su edad. Nuestro veterinario nos asesorará sobre su nutrición en las diferentes etapas de su vida, pues sus necesidades variarán. Una buena alimentación es la clave de una buena salud.
  • Una caja de arena, que debemos mantener limpia. Si no es así, podría hacer sus necesidades fuera del recipiente, pues los gatos son animales muy limpios. Existen en el mercado diferentes tipos de areneros y arenas. Escogeremos aquellos que nuestro gato acepte mejor y colocaremos su caja en un sitio tranquilo y accesible para él.
  • Siempre debe tener agua fresca a libre disposición
  • Podemos utilizar comederos, que han de mantenerse limpios o el gato puede rechazar la comida. También es posible usar una pequeña tolva, pues la mayoría de los gatos se autoabastecen de forma natural comiendo pequeñas dosis varias veces al día. De todos modos, es recomendable rellenar la tolva diariamente para controlar el consumo y evitar problemas como la obesidad o detectar un consumo demasiado bajo.
  • Es recomendable administrarle malta regularmente, aunque los piensos para gatos de cierta calidad ya incluyen componentes para facilitar el tránsito intestinal de las bolas de pelo (antihairball). Ayudará a disminuir la probabilidad de formación de bolas de pelo que ingieren al acicalarse, que pueden incluso provocar una obstrucción y facilitará su eliminación.
  • El cepillado regular ayudará a eliminar el pelo muerto, y, al mismo tiempo, reducirá la ingestión del mismo durante el acicalamiento.
  • Un rascador del agrado de nuestro gato, colocado en un lugar de la casa frecuentado por él, será de gran ayuda para mantener el sofá a salvo.
  • Si lo acostumbramos desde pequeño, el corte de uñas y su arreglo regular resultará más sencillo, con lo cual reducimos el riesgo de arañazos y rascados.
  • Variedad de juguetes y tiempo para jugar con él.
  • A los gatos les gustan las camitas confortables donde se sientan seguros. Asegurémonos de adquirir una que le guste.
  • Garantizaremos su seguridad dentro de la casa manteniéndolo apartado de objetos peligrosos y ventanas abiertas.
  • Necesitaremos un transportín para realizar nuestros traslados o visitas al veterinario.

 

Después de nosotros, el veterinario es la persona más importante en la vida de nuestro gato. Él nos informará sobre su programa de vacunaciones y su plan sanitario. También nos asesorará sobre procedimientos habituales que mejorarán la calidad de vida de nuestro gato, como la esterilización, y su manejo nutricional y sanitario posterior.

Por último, pasemos tiempo con él. Los gatos no son criaturas solitarias y necesitan también atención y juegos, cada gato es particular, debemos conocerlo y saber cómo jugar con él o dónde acariciarlo o tocarlo. ¡No hay nada tan reconfortante como el ronroneo de un gato feliz!

 

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

2 comentarios en “Guía básica para el cuidado de tu gato

    1. Hola Carlos, muchas gracias por tu amable comentario 😘.

      Celebramos que el contenido de nuestro Blog te resulte interesante.

      Te enviamos un saludo muy cordial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *