Esperando cachorros… ¿Cómo debe ser una paridera?

La construcción una paridera adecuada es un paso muy importante para llevar a buen fin todo el proceso de gestación, parto y lactación.

Unas dos semanas antes de la fecha prevista para el nacimiento de los cachorros, debe estar lista y colocada en una estancia de la casa donde la perra se sienta cómoda. Esta habitación en la que la colocaremos debe contar con un ambiente relajado, tranquilo, no expuesto a ruidos o a extraños que puedan molestar o estresar a la madre. La temperatura ha de poder regularse para buscar un grado óptimo -no debe hacer frío, pero tampoco excesivo calor- y también es conveniente que se pueda moderar la cantidad de luz.

A la hora de construirla debemos seleccionar el material. Lo ideal es utilizar madera revestida de un material fácilmente lavable, o podemos recurrir a la fibra de vidrio y moldearla para adecuarla a nuestras necesidades.

Construiremos una caja cuyas medidas, lógicamente, han de depender del tamaño de la madre. Hay que calcular un espacio suficiente para que quepa cómodamente estirada a lo largo y por otro lado, que se pueda mover con holgura a lo ancho, teniendo en cuenta el espacio adicional para los cachorros.

La altura de la paridera tendrá que ser la suficiente para evitar que los cachorros  salgan de la caja a partir de la quinta o sexta semana. Al hacer la entrada habrá que prever que sea lo suficientemente ancha como para que la perra entre y salga cómodamente, y con una distancia al suelo adecuada para que los cachorros no se escapen. Idealmente, podemos recurrir a una puerta abatible mediante el uso de bisagras. Ha de ser de un material más ligero que la madera, por ejemplo, de plástico, para evitar que la madre o los perritos se hagan daño.

Banner_originaldog

Como precaución, para evitar que la perra, accidentalmente, pueda aplastar algún cachorro contra la pared, se debe colocar un pequeño estante o listón a lo largo de todo el contorno interior de la paridera que sirva como ”tope” entre el cuerpo de la perra y la pared. El ancho será el que permita que los cachorros se cobijen debajo, entre la paridera y la madre sin peligro de aplastamiento.

Como relleno en el momento del parto, utilizaremos material desechable como papel o tiras de tela que podamos cambiar y reponer frecuentemente y con facilidad. Más adelante lo sustituiremos por pañales desechables o bien, mantas o toallas fácilmente lavables y cambiables. El serrín o la paja no son aconsejables porque son poco higiénicos y pueden ser una fuente de microorganismos patógenos y parásitos.

Con estos sencillos pasos proporcionaremos a la perra un espacio adecuado para la cría de toda la camada.

Contacta con nosotros para saber qué pueden hacer los productos ARION para ayudarte a mantener la salud y el bienestar de tu perro.

Boton-Contacto

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *