El papel de la nutrición en la osteoartritis canina

Generalmente, la gestión estándar de la osteoartritis canina (OA) se centra en el control de peso, ejercicio y medicación. Este enfoque es principalmente paliativo, centrándose en el control del dolor en las articulaciones, mejorar la movilidad, y disminuir la degeneración articular. Pero, aunque el manejo nutricional tradicional de la OA se centra en la pérdida de peso, el papel de la nutrición es mucho más importante.

Un manejo nutricional adecuado puede ayudar a reducir la inflamación, incrementar el umbral de percepción del dolor, promover la salud del cartílago articular, y reducir el daño causado por los radicales libres que se liberan en el proceso de degradación.  Las dietas que contienen ácidos grasos omega3 y antioxidantes pueden mejorar el manejo terapéutico de los perros con OA.

El cartílago articular es un tejido conjuntivo fino, resistente al desgaste, que forma una superficie lisa y vidriosa en los extremos de la articulación de los huesos y permite el deslizamiento de las superficies articulares sin roces. También reduce el estrés producido durante la carga de peso y el movimiento mediante la distribución de fuerzas en el hueso subcondral.

La OA canina es una enfermedad irreversible, progresiva y degenerativa que produce daño en las articulaciones y destrucción del cartílago articular. Las principales características de esta condición, que resulta dolorosa y debilitante,  incluyen a menudo la destrucción del cartílago, engrosamiento del hueso subcondral, inflamación, formación de osteofitos o remodelación articular, además de cambios en los tejidos blandos circundantes. Como síntomas veremos, como hemos dicho, dolor, inflamación, movilidad articular limitada, en ocasiones crepitación y derrame articular. Como consecuencia, es frecuente que el perro adopte posturas compensatorias para evitar el uso de la articulación afectada.

El papel de la nutrición

El ciclo de inflamación y dolor asociado con la OA se perpetúa, por lo que la mayoría de las terapias actuales se centran en el control de ambos para restaurar el rango de movimiento articular. La acción de ciertos nutrientes ayuda a reducir los mediadores de la inflamación, como complemento de la acción de los analgésicos o medicamentos antiinflamatorios.

5 son los beneficios de una adecuada nutrición en el manejo de la OA:

1-El control de peso para reducir el estrés físico en las articulaciones y evitar sobrecargar los cartílagos.

dog-84438_6402.La acción de ácidos grasos omega3 para ayudar a reducir la inflamación y mitigar el dolor. La analgesia es muy importante en procesos articulares ya que mejora la movilidad al reducir el dolor y ello previene la pérdida de masa muscular, con lo cual la articulación se mantiene más estable y se retarda su degeneración.

3-La administración de suplementos de glucosamina y sulfato de condroitina para promover la salud del cartílago articular.

4-La suplementación con antioxidantes (por ejemplo la astaxantina, carotenoide presente en animales marinos y las vitaminas E y C) para ayudar a minimizar el daño de los radicales libres producidos.

5-La evidente influencia de la nutrición sobre la obesidad, lo cual contribuye a prevenir o mitigar la degeneración en curso en las articulaciones con artrosis.

Por tanto, es necesaria una nutrición de calidad que aporte una concentración calórica adecuada para conseguir un peso óptimo. Hoy en día, existen dietas de prescripción veterinaria que se administran como complemento a un tratamiento farmacológico o fisioterapéutico. La mayoría de dichas dietas terapéuticas contienen varias combinaciones de ácidos grasos omega3, glucosamina, sulfato de condroitina, y las vitaminas E y C como antioxidantes.

La OA canina es un trastorno complejo,  progresivo y degenerativo. Una vez diagnosticada, es imprescindible una fluida comunicación y colaboración con nuestro veterinario, que instaurará el tratamiento más adecuado a cada caso. La nutrición contribuye, como hemos visto, más allá del control de peso mediante el uso de las dietas específicas para el soporte articular. Con ello nuestro perro mantendrá una calidad de vida óptima, evitando un sufrimiento innecesario.

 

Suscríbete a nuestro blog


Suscríbete por RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *